Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Una "agenda caliente" espera a la presidenta
Esta semana regresaría a la actividad la jefa de estado. Salarios policiales, crisis energética, y el control de la inflación son temas de agenda urgente. ¿Vuelve con todo o a medias?
5 de enero de 2014
Esta semana se espera el regreso a la actividad de la presidenta Cristina Fernández, quien retomaría el poder de las decisiones en el escenario real de la política argentina luego de sus vacaciones por las fiestas de fin de año y su retiro obligatorio, de casi tres meses tras su intervención quirúrgica, de octubre pasado.

Con una agenda "caliente" se espera que la jefa de estado tome la riendas del gobierno, hoy delegadas en las acciones de su jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, aunque , según fuentes del Gobierno, sin dejar de ella de "tener la última palabra".

Desde dirigentes cercanos al gobierno ya se anticipó que el regreso será esta semana y que volverá a hablar, aunque , como este sábado el diputado martín Insaurralde, se animó a ironizar sobre el asunto.

"Cuando vuelva Cristina hablará y será cuestionada por una oposición siempre “quejosa”. Cuando habla porque habla, cuando no habla porque no habla”, escribió Insaurralde en la red social Twitter."

A la presidenta la esperan temas de mucha urgencia, como son los aumentos salariales a los policías y los cortes de luz, y el nuevo rumbo de la economía.

Para contener a las fuerzas nacionales, como la Gendarmería, el secretario de Seguridad, Sergio Berni, dispuso un aumento de 4 mil pesos, con lo que los sueldos no bajarían de los 10 mil pesos. Los cortes de luz en la Capital Federal y el Conurbano siguen, y aumentan el malhumor social contra el Gobierno.

Hasta ahora, Cristina ordenó a Capitanich y al ministro de Planificación, Julio de Vido, que responsabilicen a las empresas distribuidoras. Pero eso no alcanzó para bajar la tensión con los vecinos que en algunos casos hace más de diez días que están sin luz ni agua. La posibilidad de una estatización de las energéticas, sugerida tanto por Capitanich como por De Vido, no parece factible para un sector del kirchnerismo.

Los acuerdos de precios con supermercados son una de las patas para frenar la inflación y bajarles el tono a las paritarias 2014. Cuando vuelva, la jefa de Estado deberá garantizar el congelamiento de precios, seguir pagando deuda con reservas y evitar, al mismo tiempo, que el nivel de divisas en el Banco Central disminuya.

La corta gestión de Juan Carlos Fábrega al frente del Central ya logró ponerle cierto freno al drenaje de dólares de la entidad. La incógnita de los funcionarios es si Cristina volverá a ocuparse personalmente de la gestión, o seguirá delegando en los suyos la exposición