Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Murió un duro de Israel: Ariel Sharon
El ex premier israelí tenía 85 años y estaba en coma desde 2006 por una hemorragia cerebral. Se había agravado su salud en los últimos días
11 de enero de 2014
Finalmente, el cuerpo del exprimer ministro israelí Ariel Sharon dijo basta y a los 85 años murió en el hospital de Tel Ha Shomer, cerca de Tel Aviv, tras permanecer en coma ocho años.

Había sufrido una hemorragia cerebral mientras ejercía el poder, de la cual nunca se recuperó, aunque su familia decidió mantenerlo en estado de coma con la esperanza de que algún día se recuperara.

Pero su estado de salud se había agravado en forma considerable días pasados.

"Mi querido amigo Ariel Sharon ha perdido hoy su última batalla", dijo el jefe de Estado israelí Shimon Peres.

Sostuvo que "Ariel era un soldado valiente y un líder que sabía atraverse. Amaba a su nación y su nación lo amaba". La salud del exmilitar y líder derechista se agravó en los últimos días y desde el 1 de enero su estado era considerado como "crítico" debido a una insuficiencia renal.

Hasta hace un año Sharon no había manifestado ningún signo de recuperación, pero unas pruebas neurológicas habían hallado actividad y respuesta a diversos estímulos.

Con él se va uno de los halcones de la política israelí y uno de los generales más célebres por sus tácticas audaces y ocasionales negativas a obedecer órdenes.

Lo apodaban “El bulldozer’’, despreciaba a sus críticos y tenía determinación para concretar objetivos.

En su etapa como ministro de defensa fue el padre de las colonias israelíes sobre los territorios árabes, ocupados desde 1967.

En 2005 -ya como Primer minisitro, cargo al que había accedido en 2001- dispuso el retiro de las fuerzas y los pobladores israelíes de la Franja de Gaza, poniéndole fin al control militar que el estadio sionista mantuvo sobre ese territorio por 38 años.