Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
EE.UU: duro balance sobre Argentina
Senadores dieron un devastador análisis sobre el país. Hablaron de un "colapso económico". Comparan al país con "Corea del Norte"
7 de febrero de 2014
La evaluación en el Senado del elegido de Barack Obama como embajador en la Argentina derivó en pronósticos de "posible crisis financiera" en el país y en reproches por la dudosa calidad de su democracia y de su compromiso como aliado.

"Hace cosas que ni Corea del Norte hace", dijeron legisladores demócratas y republicanos que el jueves interrogaron a Noah Mamet.

"Es un país con el que ciertamente hay algunos aspectos irritantes en la relación bilateral y yo me comprometo a trabajar en ello", dijo, presionado y contra las cuerdas, el empresario al que Obama recompensó por sus esfuerzos en la campaña presidencial con la embajada en Buenos Aires.

El duro interrogatorio al que fue sometido Mamet no sólo fue un reflejo de las dudas crecientes que despierta la Argentina en Washington. También resultó un tiro por elevación contra la política del Departamento de Estado hacia el país.

"Es probable que tengamos una crisis económica pronto en la Argentina", dijo el senador republicano Marco Rubio. Figura en ascenso del partido, calificó a la Argentina como "el aliado más peculiar en el mundo, porque no paga sus deudas y no coopera militarmente".

El demócrata Bob Menéndez no se quedó atrás. De entrada, sus comentarios fueron críticos. Sostuvo que el país no sólo "no paga la deuda", sino que además el Gobierno avanza sobre la "independencia judicial y la libertad de expresión".

A la vez, Menéndez subrayó que la Argentina es un país sospechado de narcotráfico, lavado de dinero y violación de patentes de propiedad intelectual.

Los argumentos de Mamet, preparados por el Departamento de Estado, dejaron dudas en los legisladores sobre el destino del voto, indispensable para que el candidato sea confirmado como embajador en Buenos Aires.

"La situación es preocupante. Queremos a los argentinos y pensamos que merecen algo mejor. Pensamos también que las compañías que invierten en la Argentina merecen algo mejor también y con más experiencia", sintetizó Menéndez, al poner en duda la aprobación del candidato de Obama.

A esta altura del partido, es difícil pronosticar la suerte de Mamet. En la candidatura se concentraron varios aspectos.

No sólo dudas sobre la Argentina y sobre la política del gobierno de Obama para con el país, sino también algunos recelos internos contra el elegido, quien -en uno de sus momentos más incómodos- admitió que jamás estuvo en el país.



-