Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Murió Shirley Temple, la niña de Hollywood
La actriz murió por causas naturales, confirmó su representante. En los años 30, con sólo 7 años, protagonizó grandes éxitos
11 de febrero de 2014
Shirley Temple, la niña prodigio de Hollywood, que con sus cabellos rizados llevó sonrisas a los cinéfilos que acudían a las salas durante la Gran Depresión, murió a los 85 años.

Su representante Cheryl Kagan dijo que Temple, cuyo nombre real era Shirley Temple Black, murió rodeada de sus familiares en su casa de Woodside, California.

"La recordaremos por una vida de destacables logros como actriz y diplomática, y como amada madre, abuela y bisabuela", señala el comunicado familiar.

Talentosa cantante, bailarina y actriz, Temple debutó en el cine a los tres años y fue la gran atracción de taquilla desde 1935, cuando cumplió siete años, hasta 1938. Se le acredita haber salvado a 20th Century Fox de la bancarrota gracias a los ingresos generados por los films Curly Top y The Littlest Rebel.

En 1998, durante una entrevista con la revista People, la actriz admitió que no se dio cuenta de lo famoso que era. "Realmente no lo sabía. Cuando le pregunté a mi mamá por qué las multitudes gritaban mi nombre me dijo:'Tu trabajo hace feliz a la gente. Que el éxito nunca se te suba a la cabeza", recordó.

Además protagonizó filmes hechos a su medida como Bright eyes (Ojos cándidos, 1934), película por la que ganó un Oscar especial para menores, The Little Colonel (La pequeña coronela, 1935), The Blue Bird (El pájaro azul, 1940) o Fort Apache (1948). Se retiró del cine a los 21 y después participó en la política.

Temple tuvo varios cargos diplomáticos, entre ellos el de embajadora de Estados Unidos en Ghana (1974 - 1976) y en Checoslovaquia (1989 - 1992). Y en 1987 fue nombrada la primera funcionaria honoraria del servicio extranjero en la historia de Estados Unidos por el entonces Secretario de Estado, George Schultz.