Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Familiares de Once acusan al gobierno
la madre de Lucas Menghini Rey acuso al gobierno da "ayuda condicionada" a los familiares de las víctimas de la tragedia de Once
26 de febrero de 2014
María Luján Rey, la mamá de Lucas Menghini Rey y referente del grupo de familiares de las víctimas de la Tragedia de Once, denunció que la ayuda que les ofrecieron desde el Gobierno estuvieron siempre condicionadas, como mínimo, a que mantuvieran encuentros con los ministros en un aparente intento por “quebrar la unidad” del grupo.

“Hubo en algunos momentos, por lo menos al grupo de familiares de víctimas de la tragedia, llamados ofreciendo algún tipo de ayuda que se condicionaban a tener una reunión con el ministro (del Interior y Transporte, Florencio) Randazzo. Siempre le hemos dicho al ministro Randazzo que no íbamos a reunirnos con él en privado”, contó Rey en un conmovedor relato.

“La llamada –precisó- era ‘¿qué necesitás?’ Por ejemplo, Karen necesitaba un pasaje ida y vuelta a Mendoza para que su abuela viniera a visitar la tumba de su hijo porque nunca pudo viajar; y le dijeron que sí, pero que recordara que tenía pendiente una reunión con el ministro Randazzo. Cuando dice que no va a asistir a ninguna reunión, los pasajes no aparecieron”.

Rey aseguró que “cada vez que se ha recibido algún llamado ofreciendo algún tipo de ayuda, era condicionada”. Y denunció que esos llamados se hacían “siempre de manera discrecional”. “Nosotros como grupo interpretamos que eran intentos por quebrar el grupo de familiares, que evidentemente les molesta muchísimo”, analizó.

La mamá de Lucas, uno de las 52 víctimas mortales del choque del tren Sarmiento en la estación del barrio porteño de Once, dijo que las llamadas desde el Ministerio de Randazzo fueron en 2013. “Durante 2012, las primeras llamadas eran desde el Ministerio de Desarrollo Social o desde la Presidencia a determinadas familias, no a todas. A Algunas familias las llamaban y les decían que les habían depositado plata en una cuenta del Banco Nación y a otros les ofrecían ayuda por única vez para los gastos que pudieran tener. Hubo familiares que desecharon ese tipo de ayudas y hubo familiares que las aceptaron”, narró.

“Es sistemático, es planificado, es adrede y las veces que han intentado ayuda yo desconfío que lo hayan hecho desde el lugar humano. Creo que lo hacen para ver si logran cooptarlos o quebrar la unidad del grupo de familiares”, agregó y opinó: “Creo que, en un punto, no pueden pensar en nosotros como familiares de víctimas, porque entender que somos familiares de víctimas de una tragedia es reconocer una tragedia que no quieren reconocer”.