Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Los precios de los medicamentos no bajaron
El costo de atender la salud se disparó por las nubes tras la devaluación. El Gobierno había anunciado que los fármacos bajarían pero nada de eso ocurrió. Más inflación
9 de marzo de 2014
A pesar del anuncio del gobierno de Cristina Fernández, los principales laboratorios y empresas farmacéuticas no retrotrajeron los precios de los medicamentos al nivel que tenían el 31 de diciembre último.

Como ocurre con los "precios descuidados", los precios siguen subiendo mes tras mes engendrando una espiral inflacionaria que destruye el poder adquisitivo de la población y lleva a que más gente caiga en la pobreza.

El retroceso en los valores sólo autorizaba subas promedio del 4% pero sólo se quedó en anuncios.

Un relevamiento de Tiempo Argentino sobre una decena de medicamentos de consumo confirmó lo que la población ya sabía: la baja en el precio de los medicamentos se quedó en anuncios.

Un ansiolítico reconocido como el Alplax (1 mg) que se comercializaba en diciembre pasado a $ 75,15, registró un incremento del 34,37% durante la primera semana de enero, y pasó a valer entonces $ 100,98.

Firmado el acuerdo, desde el 1 de marzo debía volver a comercializarse a $ 75,15, o a lo sumo aumentar en torno del 4 por ciento. Nada de eso ocurrió. Fue puro anuncio.

Algo parecido sucedió con el Rivotril (0,5 mg, 30 unidades), ansiolítico que registró una suba de casi el 20% durante enero (de $ 65,39 a $ 77,88). A pesar del acuerdo, su precio se mantuvo imperturbable, en $ 78. Otro caso lo constituyen las aspirinas, tal vez uno de los productos más populares. Su precio de venta en diciembre era de $ 38 (Aspirina Prevent, 50 unidades), en enero aumentó casi un 20%, ubicándose en $ 45,50. A pesar del acuerdo firmado el 24 de febrero, el precio se ubica actualmente en $ 43,10, lo que equivale a un incremento superior al 13,4 por ciento.

Lo que al principio parece insignificante adquiere otra dimensión si se toma en cuenta que se trata de un producto de uso frecuente y de alta salida comercial.

De acuerdo con el relevamiento efectuado por Safyb, un medicamento como el Migral, utilizado para apaciguar el dolor de cabeza (20 comprimidos, Montpellier), registró un aumento del 23,5% entre diciembre y febrero (de $ 50,63 a $ 62,53). A pesar de las obligaciones asumidas, el precio se mantiene inalterable. Fuentes oficiales admitieron que no se pueden aplicar sanciones porque no es un acuerdo firmado como sucede en el caso del programa Precios Cuidados, sólo anuncios que luego no se concretan, como los que hacía Guillermo Moreno.

El negocio farmacéutico registró un desarrollo importante durante las últimas décadas, y hoy registra una facturación de mercado –salida del laboratorio antes de impuestos– cuyo volumen llega a 35.000 millones de pesos.

Alrededor del 95% de la rentabilidad queda en manos de los laboratorios, los grandes jugadores del negocio, mientras que el restante 5% se distribuye entre droguerías y las más de 12 mil farmacias de todo el país.