Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La presidenta y su fuerte discusión con Zannini
Enojada, tuvo un fuerte cruce con el secretario Legal y Técnico luego de trascender que el juez Oyarbide frenó un allanamiento por pedido de un colaborador del hombre fuerte de la Rosada
13 de marzo de 2014
El fallido allanamiento a la mutual Propyme sacudió a la Presidencia, y luego de trascender el escándalo, la titular del Ejecutivo, Cristina Fernández, se presentó a media tarde del miércoles en el despacho de Carlos Zannini.

La conversación duró unos minutos, pero fue intensa. Si algo había quedado claro en la Casa Rosada era el fastidio de la mandataria que expresaba en su rostro.

La visita a la oficina de la Secretaría Legal y Técnica, reproducida por matutinos porteños, sorprendió.

En general, la presidente convoca a todos los funcionarios en su despacho y evita dirigirse hacia donde están sus subordinados.

El hombre de confianza de Zannini y subsecretario técnico, Carlos Liuzzi, quedó en la mira. Es que el segundo en la Secretaría quedó salpicado ayer por el escándalo que lo tiene como protagonista. La olla se destapó cuando el juez federal Norberto Oyarbide reconoció que el 19 de diciembre pasado frenó el allanamiento a la mutual Propyme por pedido de Liuzzi.

La confesión del magistrado puso de manifiesto la polémica relación que mantienen algunos funcionarios del Gobierno con la actividad privada. El titular de la financiera, Guillermo Greppi admitió a este medio que cuando se produjo el allanamiento se comunicó con Luizzi para informarle que lo "estaban saqueando".

En otras palabras, que el financista pidió ayuda al funcionario, quien luego se comunicó con Oyarbide. Los policías habían intentado allanar el inmueble de manera violenta, y lo intimaron a Greppi a pagar una coima.

El subsecretario de la Secretaría Legal y Técnica tiene la responsabilidad de redactar todos los decretos y proyectos de ley del Ejecutivo nacional. De 56 años, durante el kirchnerismo multiplicó su patrimonio 38 veces su patrimonio, cuando pasó de $189.339 en 2003 a $7.226.160 a finales de 2011, . La segunda y actual esposa de Zannini, Patricia Alzúa, es prima hermana de la ex mujer de Liuzzi, Gloria Martínez.

Liuzzi es conocido por llevar adelante severas purgas en la Secretaría. Decenas de funcionarios de carrera, con años de experiencia y alta calificación técnica, fueron desplazados y perseguidos, señala uno de los periódicos.Uno de los castigos posibles que ordenaba era enviar al personal "no confiable"a las oficinas oscuras del Boletín Oficial, que depende de Zannini.

"Todo lo que hace Liuzzi lo hace por indicación de Zannini, es su mano derecha", aseguraron en la Casa Rosada.