Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Ahora llega el aumento en tarifas de electricidad
Será el de mayor impacto y por eso el gobierno lo dejó para el final. Tomarían en cuenta ingresos de los usuarios. Representaría un duro golpe a bolsillos diezmados por inflación
29 de marzo de 2014
Luego de los aumentos en el gas y el agua por la quita de subsidios, el gobierno de Cristina Fernández prepara un tarifazo en la electricidad que puede dejar nocaut a cientos de miles de usuarios.
En los mercados ya empezaron a tomarlo en cuenta y por eso las acciones de las distribuidoras suben. Los incrementos empezarían a aplicarse a partir de abril.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, señaló que el Gobierno "va a seguir trabajando para redireccionar toda la batería de subsidios”.

“La política es incentivar el uso racional y responsable de los servicios públicos tendiendo al ahorro”, dijo el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. La quita en los subsidios estaría atada al nivel de ingresos de los hogares. Quienes ganen más de $ 25.000 por grupo familiar perderían la totalidad de los beneficios y subsidios.

Para avanzar con este proyecto, la AFIP está buscando armar un mapa de ingresos de cada usuario de electricidad.

A partir de la semana próxima, cada familia deberá responder a las distribuidoras si vive en una casa propia o es alquilada.

También si es titular del servicio. Esos datos se cruzarían con los de ingresos que tiene el organismo de recaudador. Con esa base de datos, se trabajaría en las subas, según lo previsto en el Poder Ejecutivo.

La Presidenta expresó, en cadena nacional, que no quería que los subsidios a los servicios siguieran en pie para las personas que pueden ahorrar y comprar dólares.

El Gobierno quiere obtener ingresos para achicar el gasto fiscal y además para pagar obras prioritarias y de emergencia que ya se pusieron en marcha con el fin de resolver las deficiencias que muestran los servicios, como la crítica situación que afronta el sector de la distribución eléctrica.

El ajuste tarifario llegaría a los usuarios por medio de dos vías: una “remarcación ” en los cargos específicos de obras y una quita selectiva de subsidios para los hogares de consumos medios y altos.

En el caso del suministro eléctrico, los montos fijos que abonan actualmente los usuarios hogareños para las obras de mejoras y expansión de las redes van desde los $ 4 hasta los $ 150 por bimestre.

Para los comercios el cargo oscila entre los $ 45 y $ 300, mientras que las industrias pagan un suma mensual que varía según sus consumos.

El Gobierno retomaría la poda de los subsidios que había iniciado a fines de 2011 y abandonó en febrero de 2012, tras el impacto por tragedia ferroviaria de Once. En Planificación evaluaban cortar subsidios según la ubicación geográfica, pero también circuló la idea de tener en cuenta los valores de los inmuebles antes de decidir cómo se hará la poda.

Las subas en las tarifas de los servicios tendrán impacto en la inflación.