Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El dos de Zannini no se quiere ir y complica a CFK
Se defendió de acusaciones en su contra y debió emitir un comunicado para negar su salida del gobierno. La presidenta esperaría a que el caso salga de agenda para echarlo
19 de abril de 2014
El subsecretario de Legal y Técnica de la Presidencia, Carlos Liuzzi, no se quiere ir del gobierno, donde permanece desde el 2003, al menos no en medio de su peor momento desde que asumió.

El número dos del poderoso Carlos Zannini hizo lo que pocas veces ocurre en esa Secretaría: habló.

Lo hizo a través de un comunicado en el cual denunció una "virulenta campaña persecutoria" en su contra y dijo que continuaba en el cargo.

Liuzzi dijo que debió salir a hacer esa aclaración porque existe un supuesta campaña en su contra.

Cuestionó las "reiteradas y diversas versiones periodísticas de los últimos días sobre presuntas irregularidades en el ejercicio" de sus funciones en la Secretaría a cargo de Zannini, mano derecha de Cristina Fernández.

La versión sobre la renuncia surgió luego de que la Cámara Federal ordenara reabrir la causa en su contra por presunto enriquecimiento ilícito, tras haber sido cerrada por el polémico juez federal Norberto Oyarbide. El influyente funcionario y el polémico magistrado están bajo fuego luego de que Oyarbide admitió haber dado marcha atrás con un operativo para allanar la financiera Propyme tras recibir un llamado de Liuzzi.

En su comunicado, la mano derecha de Zannini dijo que "todas las Declaraciones Juradas presentadas han sido oportunamente evaluadas por la Oficina Anticorrupción sin merecer observaciones, y han sido informadas al Juzgado interviniente en la causa 9682/12 tramitada durante el 2012, y de la cual resulté sobreseído".

Liuzzi comenzó a ser investigado luego de trascender que su patrimonio, como el de la mayoría de los integrantes del gobierno -incluida la presidenta Fernánez-, había crecido en forma exponencial desde el 2003.

En el caso de Liuzz, aumentó 38 veces entre 2003 y 2011.