Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Zannini busca impedir pérdida de poder de CFK
Duro mensaje a la militancia en un acto en el Mercado Central. "Hay que preguntarles a todos nuestros candidatos qué harán con YPF, asignación universal y empleo", reclamó
28 de abril de 2014
En una jugada que buscó impedir que el poder de Cristina Fernández -sin posibilidad de reelección- se siga licuando aceleradamente cuando aún falta más de un año y medio para que concluya su mandato, el secretario Legal y Técnico de la presidencia, Carlos Zannini, lanzó un fuerte discurso a la militancia en el cierre del plenario convocado en el Mercado Central y allí reclamó "interpelar a cada uno de los candidatos" presidenciables del Kirchnerismo para 2015.

Actuando como 'comisario político' del kirchnerismo, Zannini dijo: "Tenemos que interpelar a los candidatos que aparezcan: qué van a hacer con la asignación por hijo, con YPF, con el empleo".

El plenario convocado en el Mercado Central por las organizaciones políticas más cercanas a la presidenta sorprendió por la presencia de casi todos los aspirantes a heredarla, incluidos Daniel Scioli y Sergio Urribarri, buena parte de los intendentes del conurbano y todo el gabinete nacional, que dibujaron una postal de la unidad.

Fiel intérprete del mensaje presidencial, el funcionario llevó la voz de Cristina en lo que fue el homenaje que hizo Unidos y Organizados por los once años de la elección en la que Néstor Kirchner entró a la segunda vuelta contra Carlos Menem en 2003.

Con un duro discurso, Zannini insistió en cuestionar a los medios, cargó especialmente contra Clarín y apuntó que los "poderes concentrados todos los días quieren voltear al Gobierno".

Scioli fue el encargado de abrir el debate en un acto al mediodía que compartió con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el intendente de La Matanza y presidente del PJ bonaerense, Fernando Espinoza.

"Éste es el momento de estar unidos por la soberanía popular, por una mejor redistribución", sostuvo el gobernador, en palabras calcadas del discurso oficialista.

No estuvo en el cierre, al que, más astuto, se quedó Urribarri, otro de los postulantes ya anotados en la carrera presidencial. La ausencia más notoria fue la del ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo.

Aunque avisó de antemano que no podría estar por un compromiso familiar, fue el único de los 'presidenciables' que se mantuvo alejado.

El mensaje central lo llevó Zannini, que apareció ante el atril con una libreta de tapas negras, la misma que llevó a la negociación con Repsol por la expropiación de YPF.

Lejos de hacer un discurso convocante hacia el resto de los sectores que no adhieren al oficialismo, el funcionario les habló a los convencidos.

Sus duras palabras contrastaron con el espíritu de la jornada, en la que por primera vez el kirchnerismo invitó a debatir. Zannini consideró que en la oposición están "las caras gastadas" de quienes hicieron "desastres con el país" y cargó fuerte contra la prensa.

"Serán presas de una gran adicción", adoctrinó, en referencia a "aquellos candidatos que intenten llegar por los medios". Cuando parecía que la propia Presidenta había dejado atrás la polémica, Zannini retomó su duro mensaje hacia Clarín e insistió en sostener que los hijos de Ernestina Herrera de Noble habían sido apropiados durante la dictadura.

"No se consuelen con nada menos de lo que puedan hacer", apuntó Zannini y, apelando a frases escritas, convocó a la juventud a "construir puertas y no muros".