Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Museo del Holocausto: "¡Nunca Más, Nunca Más!"
Francisco visitó ese lugar y transcribió unas líneas que muestran cómo lo conmovió. Conoció a siete sobrevivientes del genocidio nazi y depositó una ofrenda floral
26 de mayo de 2014
En la histórica visita que realiza el papa Francisco en Tierra Santa, el jefe de Estado Vaticano escribió una sentida nota en uno de los símbolos del genocidio nazi en Jerusalén: el Museo del Holocausto. Como todas las personalidades que recorren sus pasillos, Jorge Bergoglio estampó de puño y letra unas líneas sobre la conducta del hombre durante la Segunda Guerra Mundial.

"Con la vergüenza de lo que el hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, fue capaz de hacer. Con la vergüenza de que el hombre se haya hecho dueño del mal. Con la vergüenza de que el hombre, creyéndose Dios, haya sacrificado, así, a sus hermanos. '¡Nunca más! ¡Nunca más!'", escribió en el libro de visitas.

Además, el Papa pronunció una oración tras saludar con calidez a siete sobrevivientes de aquel genocidio, encender el fuego de la memoria y rezar ante una corona de flores que le presentaron una niña católica y un niño judío.

Antes, Francisco visitó el Muro de los Lamentos, el lugar más sagrado del Judaísmo, situado en el corazón del casco viejo de Jerusalén, al que se acercó para dejar una oración.

El pontífice llegó al único vestigio del segundo templo judío, destruido por los romanos, tras visitar la explanada de las mezquitas, tercer lugar más sagrado del islam, que se alza sobre el lugar en el que los judíos sitúan el templo y que es el corazón del conflicto en Oriente Medio.

En un discurso en dicha explanada, el Pontífice llamó a la paz y la justicia, y pidió a judíos, cristianos y musulmanes que abran sus corazones y su mente para entender al otro, y rogó que nadie utilice el nombre de Dios para justificar la violencia, según despacho de EFE.

"Mi peregrinación no sería completa si no incluyese también el encuentro con las personas y comunidades que viven en esta tierra, y por eso me alegro de poder estar con ustedes, amigos musulmanes", dijo Francisco ante el gran muftí de Jerusalén, Mohamad Ahmad Husein, y otras autoridades islámicas.