Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Llegó Maxi López y el escándalo no para
Arribó al país para visitar a sus tres hijos, luego de la difusión de las escuchas telefónicas de sus duras conversaciones con Wanda Nara
26 de mayo de 2014
El futbolista Maxi López llegó a Buenos Aires en un vuelo procedente de Miami luego de pasar sus vacaciones con su nueva novia, mientras en el país era tema nacional el caótico arribo de su ex, Wanda Nara, con sus tres hijos, que estuvieron once horas demorados en Ezeiza porque el pasaporte de uno de ellos estaba vencido.

El jugador vino al país en medio de un nuevo escándalo por la difusión de unos audios de charlas telefónicas íntimas que mantuvo con Wanda, en las cuales insulta fuertemente a la madre de sus hijos.

Los futbolistas comenzaron sus vacaciones por el Mundial y mientras Mauro Icardi aprovecha para casarse con Wanda en Buenos Aires, Maxi López espera poder ver a sus hijos y pasar varios días con ellos.

Según informaron desde el entorno de la modelo, la relación entre la ex pareja atraviesa su peor momento: habría una denuncia policial asentada en Italia por violencia de género y la idea sería presentar una en el país, llevando como prueba las escuchas telefónicas. Sin embargo, desde el entorno del jugador aseguraron no haber sido notificados de la denuncia en Italia y no estar al tanto de la que se iniciaría en la Argentina.

Sobre este tema, Wanda Nara dijo, mediante mensaje de texto, al programa AM que "hay siete testigos que se presentaron en Italia. Cuando me golpeó estaba con uno a upa...hijos se ilusionan cada vez que él promete algo".

En medio de este regreso, los medios en Argentina reproducen grabaciones telefónicas que le hizo Wanda a su ex marido en medio de un clima hostil, de insultos y amenazas, dando un grado de caos y vergüenza en la relación que sostienen delante de sus hijos.