Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Berni, por amenazas narco, aumentó su seguridad
El secretario de Seguridad aumentó la custodia en su hogar. Durante el día lo acompaña Yunque, un perro de la Policía Federal. "Hay motivos para que me quieran matar", dijo
2 de junio de 2014
Luego del megaoperativo antidrogas en Rosario realizado en abril pasado, el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, recibió una serie de amenazas de barrabravas y narcotraficantes en las últimas semanas. Por ello, decidió tomar recaudos adicionales para protegerse, si bien dijo no sentirse preocupado.

Tras las intimidaciones, el funcionario amplió su custodia (si bien señaló que tiene menor cantidad de custodios que otros funcionarios): primero, envió cuatro efectivos de Prefectura Naval a su casa de campo, ubicada en la localidad de Lima, en el partido bonaerense de Zárate.

A pesar de que la Policía le recomendó llevar 12 agentes a su casa de fin de semana, Berni se negó, ya que sostuvo que no quiere ver su intimidad invadida, según informó hoy el diario La Nación. El secretario entra a la vivienda por la noche, en su automóvil y con las luces apagadas. Asimismo, gracias a un visor infrarrojo puede adelantarse a posibles ataques.

También acrecentó las medidas de seguridad en su hogar de Belgrano de la Ciudad de Buenos Aires, en donde aumentó la cantidad de custodios, disimulados para no molestar a los vecinos.

"Los narcos no le preocupan porque si te quieren matar, no te avisan. En cambio, los barras son distintos; por eso anda custodiado ahora", apuntaron los voceros de Berni, a la vez que agregaron que, no obstante las amenazas, el funcionario continúa haciendo las compras y caminando por Belgrano, el barrio porteño donde vive, sin vigilancia.

El secretario además comunicó a través de sus portavoces: "A las amenazas no les doy bola. Incautamos miles de kilos de drogas a los narcos, al cartel de Sinaloa, detuvimos barrabravas, a 4.000 narcos, a cientos de policías los metimos presos por proteger a bandas de delincuentes, incautamos 15.000 kilos de cocaína y 220.000 de marihuana confiscada que equivalen a 500 millones de dólares. Hay motivos para que me quieran matar. Por eso tomo recaudos, pero no me preocupa".

El funcionario, de 52 años, porta una pistola Glock 9 milímetros y practica tiro en el departamento central de la Policía Federal de forma semanal, con siluetas móviles y compitiendo con miembros de alto rango de la fuerza. Tiene asignado un auto blindado de la Policía, aunque cuando no está en horario de trabajo, conduce su propio vehículo.

Berni es acompañado por Yunque, un ovejero alemán de dos años entrenado por la Policía Federal para el ataque. El perro está junto al secretario aun dentro de su oficina y tiene su cucha y plato de comida y agua en una sala contigua.

A las 19, Yunque termina su jornada laboral y vuelve a su canil en el departamento central de la Policía Federal, en donde un adiestrador lo entrena por la mañana en simulaciones de ataque.

Según apuntaron desde la fuerza, el animal, descripto como "una herramienta de trabajo" y no como "custodia personal", mantiene alejados a piqueteros y activistas cuando el funcionario se desplaza a manifestaciones, cortes de calle o áreas en donde se desarrolla algún conflicto. "No se acerca un solo piquetero", detallaron sobre Yunque desde el entorno del secretario.

De acuerdo con las estadísticas que maneja el secretario para la Ciudad de Buenos Aires, entre 2012 y 2013, el robo se redujo 10,04%; el asalto a mano armada, 21,13% y el robo de autos, 15 por ciento.

Sin embargo, de acuerdo con el matutino, Berni habría dejado entrever que se encuentra agotado por la intensa agenda que maneja y podría alejarse tras el nacimiento de su hijo, a quien llamará Juan, dentro de cuatro meses. El secretario, de novio con Agustina Propato, también del ámbito de Seguridad, buscaría tener un futuro en familia. No obstante, sus voceros sostuvieron que por el momento "no hay nada definido".

Niegan asimismo que exista un creciente distanciamiento ideológico entre el funcionario y el sector progresista-garantista, asociado al juez de la Corte Suprema, Raúl Zaffaroni, autor del proyecto para el nuevo Código Penal, que tiene el apoyo de la presidente Cristina Fernández