Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Argentina va a La Haya por las pasteras
Por el conflicto con Uruguay que autorizó el aumento de la producción de la ex Botnia, el gobierno nacional irá al Tribunal internacional
14 de junio de 2014
Una vez más la Argentina y Uruguay quedaron al borde de un grave conflicto diplomático por la interminable disputa de la papelera UPM (ex Botnia), situada en la costa uruguaya de Fray Bentos.

En la nueva escalada, el gobierno de Cristina Fernández anunció que recurrirá nuevamente a la Corte Internacional de La Haya a raíz de la decisión del presidente José Mujica de avalar en "forma unilateral" el aumento de producción de la pastera.

Pero el conflicto diplomático amenaza con expandirse más allá del problema con la pastera: la Argentina adelantó a través de una carta del canciller Héctor Timerman a su par uruguayo, Luis Almagro, que "se procederá a reevaluar todas las políticas de relacionamiento bilateral". Esto significa que se hará una revisión de todos los tratados del río Uruguay, de la política portuaria, los lazos comerciales, los acuerdos por el dragado de los ríos y el intercambio energético, entre otras cosas.

En la carta dirigida por Timerman a su par de Uruguay, Luis Almagro, señaló que "el día de ayer [por anteayer] el Gobierno argentino tomó conocimiento a través de una nota presentada por la Delegación Uruguaya ante la Comisión Administradora del Río Uruguay, que su gobierno ha autorizado hace seis días en forma definitiva el aumento de producción de UPM a 1.365.000 toneladas anuales".

Hasta octubre del año pasado el tope de la producción de la pastera no era de más de un millón de toneladas, aunque Mujica avaló un aumento de producción a 1.2 millones de toneladas. Con la decisión de ayer, Uruguay elevaría otra vez la autorización para aumentar la producción de la pastera, y esto fue lo que molestó a Cristina Fernández.

"Se trata de un gesto inamistoso de parte de su gobierno en un tema que desde octubre de 2013 ha surgido como una nueva etapa de la controversia entre nuestros países en torno a la violación por parte del Uruguay del Estatuto del Río Uruguay", agregó Timerman en su carta a Almagro.