Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Destinan $ 45 M para decir qué ve la gente
El Gobierno gastó esa suma para hacer una medición propia del rating. Busca que la pauta privada también se oriente a medios oficialistas
20 de junio de 2014
Como con la pauta pública parece no alcanzar para torcer audiencias, ahora el Gobierno quiere orientar la pauta privada a los programas oficialistas.

Para ello, gastó $ 45 millones en los últimos tres años para adquirir el hardware y el software de la medidora oficial del rating de la TV.

A eso se le debe sumar un costo operativo de $ 17 millones para este año, que también aporta el Gobierno, para los sueldos de 52 empleados del Programa PASCAL de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) -a cargo del Sistema Federal de Medición de Audiencias (SIFEMA)-, los costos de infraestructura y las 890 tarjetas que les dieron a las familias de la muestra para consumir $ 300 mensuales en supermercados, informó el diario Clarín. Ni siquiera el gobierno venezolano creó una medidora paralela a IBOPE -donde también opera esta empresa-, por estar en desacuerdo con sus mediciones de rating o tratar de redirigirlas.

Martín Sabbatella, titular de AFSCA, dijo que el nuevo sistema “permitirá conocer en forma transparente qué vemos y escuchamos en todos los rincones del país, en claro contraste con las actuales mediciones privadas de audiencia que solo relevan el rating en el área metropolitana de Buenos Aires”.

Si bien el Gobierno y las universidades planean que se expanda durante estos dos años, el sistema que se implementó hasta ahora incluye a 1.692 people metters en 890 hogares de Capital y Gran Buenos Aires, que instaló la empresa Transix para el programa PASCAL.

Cristina Fernández sostuvo que el nuevo sistema medirá la audiencia “con precisión científica, no con el telefonito que nadie sabe si te llamaron”. Pero IBOPE no mide el rating de la TV con llamadas telefónicas, sino Aresco, de Julio Aurelio.

El SIFEMA es por ahora de menor calidad que IBOPE, ya que esta empresa brasileña -con presencia en 17 países- cubre el 70 % de la población urbana de Argentina, con 2.500 people metters en Capital, GBA, Córdoba, Mendoza y Rosario, que miden los programas de TV que miran 4.520 personas en más de 1.300 hogares de esas localidades; más los cuadernillos que miden a otros 3.600 hogares en Paraná, Tucumán, Mar del Plata, Bahía Blanca, Santa Fe y el Alto Valle de Río Negro y Neuquén.

Su sistema está auditado por la CCMA, donde participan casi todos los canales –excepto la TV Pública-, anunciantes, agencias de planificación publicitaria y las productoras de televisión.