Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Boudou iría a juicio a mediados de 2015
Jorge Di Lello estimó que, una vez definidas las apelaciones del vice y los demás imputados, la etapa de instrucción de la causa se cerraría meses antes de las elecciones de octubre
2 de julio de 2014
Se abre un pronóstico incierto para el kirchnerismo y sus aspiraciones electorales. Mientras el vicepresidente Amado Boudou, al igual que los demás imputados, apelaron su reciente procesamiento en la causa Ciccone, el fiscal Jorge Di Lello estimó que el caso podría ser elevado a juicio a mediados de 2015, es decir, antes de las elecciones presidenciales de octubre.

"Con mucha suerte, si las apelaciones siguen con el mismo ritmo de ahora, si la causa no tuviera otro tipo obstáculos, cambios de defensa y las pruebas en el exterior llegaran en término, por ahí podría ser elevada a juicio oral a medidos de 2015", consideró Di Lello esta mañana en declaraciones radiales.

Hasta el próximo año, entonces, Boudou continuaría su mandato como segundo de Cristina Kirchner procesado por cohecho y negociaciones incompatibles con su función, delitos que se castigan con una pena de seis años de cárcel como máximo, según dictó el juez Ariel Lijo el pasado viernes.

Para que el fallo quede firme, cabe esperar la resolución de la Cámara Federal sobre las apelaciones presentadas y, en última instancia, que se llegue a la Corte Suprema. Una vez terminado la etapa de instrucción, recién ahí la causa puede ser elevada a juicio, lo que podría ocurrir a mediados de 2015, aunque para ver a los acusados en el banquillo habría que esperar aún más tiempo.

"No es lo mismo elevar a juicio oral a que se realice el debate; hay que sortear tribunal, tiene que abrirse para que las partes produzcan nuevas pruebas y luego fijar el debate dentro del calendario", explicó Di Lello en declaraciones a radio La Red.

El fiscal se mostró satisfecho por la reciente actuación de Lijo, pero sugirió que ahora la investigación debería posarse sobre la denominada "ruta del dinero". "La causa puede seguir buscando el segundo tramo, con las otras personas que la fiscalía pidió indagatoria, que, para mí, queda pendiente", consideró Di Lello, en relación al banquero Jorge Brito y su amigo Raúl Moneta, señalados como los que pusieron el dinero en las sombras para levantar la quiebra de Ciccone.