Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Juez Griesa pide negociar con los fondos buitre
El magistrado de Nueva York rechazó el pedido de cautelar solicitado por Argentina y llamó a las partes a seguir discutiendo una salida ante un posible nuevo default del país
22 de julio de 2014
En lo que amaga con transformarse en una pesadilla para la Argentina, el juez federal de Nueva York, Thomas Griesa, instruyó hoy al país y a los fondos especulativos con sentencia a favor por bonos impagos de la deuda soberana a negociar de manera urgente para evitar un default de Buenos Aires a fin de mes, y no reinstaló una medida cautelar pedida por Argentina.

Durante una audiencia en los tribunales del sur de Manhattan, Griesa no dio lugar al pedido de los abogados de Argentina para suspender la aplicación de su fallo, una decisión esperada.

Al final de la audiencia, el mediador designado por Griesa, Daniel Pollack, convocó a una nueva reunión entre las partes el miércoles por la mañana para buscar una solución al conflicto, a días de un vencimiento que de no ser cubierto podría llevar al Argentina a una nueva cesación de pagos.

"Un default es la peor cosa. No quiero eso. La gente sufrirá las consecuencias; no los (fondos especulativos) buitres, gente de verdad sufrirá las consecuencias", dijo Griesa a las partes.

"Espero que las partes trabajen de manera continua. No hay mucho tiempo (...). Lo más importante es evitar un default al final de julio. Creo que puede haber una solución", afirmó el magistrado, en un inusual tono conciliador buscando acercar posiciones.

Griesa emitió una orden el pasado 27 de junio para impedir a Argentina pagar un tramo de su deuda reestructurada con fondos enviados a bancos en Nueva York, luego de fallar que el país debe cancelar al mismo tiempo sus obligaciones con NML Capital y otros fondos especulativos por un monto total de 1.330 millones de dólares.

Esos fondos, que Buenos Aires llama "buitres", compraron bonos en default y luego litigaron para cobrar el 100% del valor más intereses atrasados, rechazando entrar en los canjes de deuda efectuados por Argentina en 2005 y 2010 con quitas de hasta un 70% sobre el valor nominal y que tuvieron una aceptación del 92,4% de los acreedores.

En este cuadro de situación, el Estado argentino se encaminaría a caer en un nuevo default a fin de mes.