Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Remolcan al "Crucero de la vergüenza"
El Costa Concordia, el crucero que naufragó en 2012 y provocó 32 muertes mientras el capitán se divertía, es remolcado a Génova para su desguace
23 de julio de 2014
El Costa Concordia, o el "crucero de la vergüenza", ya está siendo trasladado desde las rocosas costas de la isla toscana del Giglio hacia el puerto de Génova, donde será desguazado.

Un convoy con 14 embarcaciones inició el traslado del Concordia hacia el norte de Italia, donde llegará el domingo para su destrucción final. Fue un crucero de lujo que naufragó en la costa de la isla turística de Giglio en enero de 2012 después de navegar demasiado cerca de la orilla y provocó 32 muertes.

Sus restos han estado allí desde entonces mientras los ingenieros se embarcaban en una de las mayores operaciones de salvamento marítimo de la historia.

Los equipos levantaron el buque de 114.500 toneladas desde plataformas submarinas bombeando aire en 30 grandes cajas de metal adheridas al casco.

En los últimos días, el pabellón del Costa Concordia presentaba izada la bandera azul marino que encuadra a su vez otro recuadro blanco que, según los códigos de la Organización Marítima Internacional, indican que una nave está a punto de partir.

En los próximos 4 días, según explicó el responsable del proyecto, Franco Porcellacchia, recorrerá más de 300 kilómetros hasta el puerto genovés, donde será desguazada. Durante el periplo, que la llevarán a atravesar aguas territoriales francesas al pasar por Córcega, la embarcación será remolcada por hasta 5 naves e irá escoltado por otras 14 que llevarán a cabo labores de asistencia o supervisión.

Los vecinos del Giglio se despidieron de este ruinoso crucero en el que, de manera colateral, también perdió la vida un submarinista español: Israel Franco Moreno, desangrado el pasado febrero al cortarse en una pierna mientras trabajaba en las labores de reflote. El crucero encalló y se hundió mientras el capitán, Francesco Schettino, se divertía con mujeres y huyó de la embarcación cuando vio que no había nada que hacer.

Por ello, afronta un proceso judicial en el que está imputado por delitos como homicidio culposo múltiple, abandono de la nave y naufragio.