Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Argentina rumbo a acuerdo por deuda
Kicillof viajó de urgencia desde Caracas a Nueva York para tratar de cerrar la negociación en presencia del mediador designado por el juez Griesa. Bancos privados argentinos ofrecen poner plata
29 de julio de 2014
En una carrera contra el tiempo, el ministro de Economía, Axel Kicillof, mantuvo una reunión clave por el litigio de la deuda, en Nueva York, tratando de cerrar un acuerdo gracias al apoyo de última hora acercado por un pool de bancos argentinos para comprar los títulos en manos de los fondos buitre.

Tras viajar de urgencia desde Caracas, donde participó de la Cumbre del Mercosur junto a la presidenta Cristina Kirchner, el ministro de Economía se reunió durante más de cinco horas con el mediador Daniel Pollack y, por primera vez, con representantes de los fondos en litigio con la Argentina, y el encuentro continuará este miércoles.

Al salir, pasada la medianoche de la Argentina, el funcionario admitió que se está "trabajando para lograr un acuerdo".

"Tuvimos un reunión con las partes. Estamos trabajando para lograr un acuerdo", aseguró el ministro, y explicó: "Como es una reunión que todavía está en marcha, no puedo decir más sobre los resultados".

Al surgir la propuesta de los bancos de ADEBA, que consiste en poner una garantía de unos 250 millones de dólares y luego buscar adquirir los bonos en manos de los fondos buitre, para más adelante negociar ellos con la Argentina, Kicillof viajó de urgencia desde Caracas a Nueva York y se puso al frente de las negociaciones que hasta ese momento encabezaba el secretario de Finanzas, Pablo López.

NA pudo confirmar que en las oficinas del mediador Daniel Pollack también se encontraban representantes de los fondos especulativos, y luego Kicillof admitió que por primera vez hubo contactos con ellos.

Cuando aún no estaba previsto el viaje de Kicillof, los abogados que representan a la Argentina mantuvieron al mediodía un primer encuentro de cuatro horas con el mediador para luego pasar a un cuarto intermedio.

Tras la interrupción, el ministro arribó cerca de las 19:30 (hora argentina) a las oficinas del mediador junto con otros funcionarios del Ministerio, ya que el abogado Johnatan Blackman del estudio de Cleary, Gotlieb, Steen & Hamilton, ya había ingresado al edificio.

La primera parte del encuentro con el negociador de Griesa comenzó a las 12:20 (de Argentina) y finalizó cerca de cuatro horas después.

En esa audiencia no estuvieron los representantes del fondo buitre NML Capital de Paul Singer, en una modalidad que se mantuvo en los encuentros anteriores.

Durante la tarde, y cuando las negociaciones se encontraban en cuarto intermedio, comenzaron a circular rumores sobre una propuesta de las entidades financieras privadas enroladas en la Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA).

Según pudo confirmar NA, estas entidades decidieron proponer a los fondos buitre "comprarles" todos los títulos involucrados en el juicio que tiene fallo favorable del juez de Nueva York Thomas Griesa y para cerrar el convenio un delegado de ADEBA viajó a Nueva York, adonde arribará este miércoles.

En principio, los bancos estarían dispuestos a efectuar un depósito de 250 millones de dólares como garantía de continuidad de las negociaciones.

El rumor se sintió en primer lugar en los mercados financieros y bursátil local: el dólar "blue" bajó 20 centavos para cotizar a 12,80 pesos; las acciones en la Bolsa porteña se dispararon 6,5% luego de cotizar en baja, los bonos ganaron hasta 6,1% y el riesgo país retrocedió 4% a 679 puntos.

Hasta el influyente diario económico londinense Financial Times dijo que existía la "esperanza" de un acuerdo para evitar el default, a partir del viaje de Kicillof a Nueva York.

Si finalmente prosperan las negociaciones encaradas por los bancos locales, el objetivo sería pedir al juez una cautelar por 90 días para evitar el default y continuar el diálogo.

Además, como la operación sería concretada por un grupo de bancos privados, no se activaría la temida cláusula RUFO, que desataría un sinfín de reclamos de los bonistas que entraron a los canjes de 2005 y 2010.

Los representantes de la Argentina vienen advirtiendo que si se accede a pagar a los fondos se cae el proceso de reestructuración, ya que entraría en vigencia la cláusula que tiene vigencia hasta el 31 de diciembre de 2014.