Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
25 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La Argentina en default por quinta vez en su historia
Tras seis horas de negociaciones, Kicillof acusó al juez de favorecer a los fondos buitre, a los cuales acusó de negarse a conceder la cautelar para destrabar el conflicto
30 de julio de 2014
Las negociaciones oficiales entre la Argentina y los fondos buitre fracasaron hoy y el país fue declarado en "default selectivo" por calificadoras, mientras que tampoco tuvieron éxito las gestiones encaradas paralelamente por bancos privados.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, responsabilizó por el fracaso de las negociaciones al juez de Nueva York Thomas Griesa y a los fondos buitre por "negarse a conceder una cautelar" que habilitara el pago a los bonistas que entraron a los canjes.

La gestión encarada en paralelo por bancos privados de la Argentina para tratar de arribar a un acuerdo con los fondos buitre también fracasó y la Argentina va al default, pudo confirmar NA de fuentes de primera línea del sistema financiero.

"No se pudo avanzar con el intento de comprar la deuda en manos de los fondos buitre, Sebastián Palla y la delegación están regresando a la Argentina", confió la fuente consultada.

Así, todo indica que la Argentina deberá ahora afrontar una cesación de pagos al menos hasta fin de año, cuando vencerá la cláusula RUFO, y en enero podría haber una nueva negociación con los fondos especulativos.

En una conferencia de prensa ofrecida en el consulado argentino en Nueva York, Kicillof pidió a los argentinos estar "tranquilos, mañana será otro día y el mundo seguirá andando".

Allí, ante una pequeña sala colmada de periodistas, manifestó su desagrado por el comunicado emitido por el negociador Daniel Pollack, quien dijo que no hubo acuerdo y que el default era "inminente".

"Me veo ingratamente sorprendido por el comunicado de Pollack y parece escrito para favorecer a una de las partes. Tuvimos con él una conversación muy correcta y Argentina está abierta al diálogo y seguiremos escuchando", indicó el jefe del Palacio de Hacienda.

Kicillof rechazó la calificación de "default selectivo" o "transitorio", y aseguró que "ninguna" de esas opciones se encuentran en los prospectos firmados con los tenedores de títulos que ingresaron a los canjes de 2005 y 2010.

El ministro también reveló que se enteró "por los diarios" sobre la difundida propuesta de la entidad de bancos ADEBA de entregar una garantía de 250 millones de dólares y efectuar una compra de los títulos en manos de los fondos buitre, que finalmente también fracasó.

"Me enteré por los diarios sobre la oferta de bancos argentinos pero supe que no fueron a la reunión", indicó el jefe de Hacienda, desentendiéndose totalmente del tema.

No obstante, admitió: "No me extraña que haya un acuerdo entre privados", en referencia a un posible entendimiento entre los fondos buitre y los bancos privados de la Argentina de ADEBA.

En las últimas horas habían trascendido con tanta fuerza estas versiones que impactaron en los mercados financieros: la Bolsa porteña subió casi 7%, el dólar blue bajó 35 centavos y el riesgo país se desplomó casi 17% a 565 puntos.

Sin embargo, el clima de optimismo se diluyó tras la conferencia del ministro Kicillof y, de este modo, la Argentina entró en default, ya que se cumplió el plazo de un mes desde el 30 de junio cuando debían cobrar los bonistas del canje.

Sobre la propuesta argentina que se presentó a la mesa, Kicillof dijo: "La Argentina presentó una oferta a buitres, que ingresen al canje en similares condiciones que en 2005 y 2010".

"Los fondos buitre rechazaron oferta argentina aspiran a ganancias imposibles para el Estado argentino", remarcó el ministro.

Agregó que "el Gobierno argentino no está timbeando, del otro lado hay fondos que todo el tiempo lo están haciendo y cuando se les presenta una solución, no se sabe si la rechazan por algo que pasa afuera y que les da más beneficios".

El ministro no ahorró quejas y críticas hacia Griesa y dijo que "decidió que deben ser los fondos buitres los que deben conceder el ´stay´ pero no están dispuestos" y lo acusó de actuar con "parcialidad".

"Los fondos buitres piden que se les pague más que a quienes entraron a los canjes, pero eso no se puede", consideró y agregó que "Griesa nos quiere obligar a un tremendo error a todos los argentinos".

Indicó que "pedimos explicaciones sobre por qué no se nos otorgaba un ´stay´ y no las tuvimos" y añadió que "exigimos a Griesa permitir cobrar a los bonistas los 539 millones de dólares depositados y no excederse de su jurisdicción".

"Griesa tiene que autorizar el cobro pero parece haberlo delegado en los fondos buitre", afirmó y puntualizó que "hablar de default Griesa o selectivo es un engendro, que no figura en los prospectos" firmados con los bonistas.

Aseguró que "la Argentina tiene plata, pagó y va a seguir pagando" y cuestionó también a las agencias calificadoras que colocaron en default selectivo al país.

"¿Quién cree en agencias calificadoras a esta altura, por qué no le avisaban a los dueños de las hipotecas subprime?", disparó.

Añadió que "Vamos a seguir defendiendo ese exitoso canje y pagarles también a quienes no entraron pero no bajo amenaza y extorsión".

Reveló que el viaje a Nueva York para ponerse al frente de las negociaciones fue solicitado por el mediador Pollack y que la presidenta Cristina Kirchner accedió a ello.

El mediador Daniel Pollack difundió un comunicado en el cual informó que "no hubo acuerdo" y advirtió que el default del país es "inminente".

La información fue difundida por agencias internacionales mientras el ministro de Economía, Axel Kicillof, explica los detalles de la negociación con los fondos buitre.

De esta forma, el mediador consideró concluida, al menos por ahora, la posibilidad de llegar a un acuerdo.

Pollack fue el mediador designado por el juez federal de Nueva York Thomas Griesa para tratar de encontrar una salida al litigio entre la Argentina y los fondos buitre.

Para esa tarea, el magistrado le fijó un honorario de 250.000 dólares, a pagar en partes iguales por las dos partes en conflicto.