Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Griesa: "Argentina difunde información engañosa"
Lo advirtió en la audiencia realizada en Nueva York con representantes de los fondos buitre y del país. Dijo que las obligaciones de la Argentina "siguen en pie". Se endurece más
1 de agosto de 2014
El juez de Nueva York Thomas Griesa mantuvo hoy bloqueados pagos por 539 millones de dólares girados por la Argentina para saldar vencimientos de deuda, y le exigió "dejar de publicar información engañosa" y formular "expresiones altamente desencaminadas", en la primera audiencia tras la caída del país en "default selectivo".

El magistrado, que rechazó de plano el pedido argentino de cambiar al mediador Daniel Pollack, instó a la Argentina a continuar negociaciones con los fondos buitre, en una audiencia en Nueva York que tuvo varios momentos de alta tensión.

Enemistado con la Argentina, Griesa le reprochó sus expresiones "altamente desencaminadas" y recordó que el fallo debe cumplirse, tras las duras críticas a su figura expresadas por la presidenta Cristina Kirchner y el ministro de Economía, Axel Kicillof.

"Cuento con que la República Argentina tome pasos para dejar de difundir información engañosa", enfatizó Griesa en la audiencia a la que asistieron los abogados de la Casa Rosada y también de los fondos especulativos NML Capital y Aurelius.

"Las obligaciones de la República Argentina siguen en pie. Lo que ocurrió esta semana no extingue o reduce las obligaciones de la República Argentina", advirtió Griesa, tras lo cual instó a negociar y ratificó el mediador.

Griesa no tomó decisión alguna sobre los 539 millones de dólares que la Argentina depositó el 26 de junio último en el Banco de Nueva York para abonarle a los acreedores que canjearon sus títulos en 2005 y 2010.

El magistrado encabezó una nueva audiencia en su juzgado en la cual participaron los abogados que representan al Estado argentino y a los fondos buitre, y funcionarios del Banco de Nueva York, donde están los fondos girados por el país.

Según agencias internacionales, durante la audiencia Griesa cuestionó duramente a la Argentina y recomendó encontrar "rápido" una solución para el reclamo de los fondos, que lograron una sentencia judicial favorable.

Reclamó a las partes "volver a trabajar" para encontrar una salida al largo pleito que enfrenta a la Argentina con los bonistas especuladores.

Por la mañana, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, había restado trascendencia a la audiencia: "No podemos tener expectativas favorables porque (el juez) siempre tuvo una mirada parcial".

La cita, convocada específicamente para analizar los futuros pasos tras el "default" argentino, empezó con un reto del juez por las declaraciones del Gobierno, ya que tanto la Cristina como Kicillof lo habían cuestionado el día anterior.

El encuentro empezó con una queja del juez por lo que calificó como "malinterpretación" intencional por parte del Gobierno y le pidió que deje de dar "información engañosa", según indicó la agencia Reuters.

El magistrado sostuvo que la Argentina tiene obligaciones tanto con los bonistas del canje como con los holdouts y que, en sus discursos, el Gobierno está dejando de lado a los segundos, en lo que calificó como una maniobra "ilegal".

Los abogados que representan a la Argentina se manifestaron convencidos de que, efectivamente, tienen que seguir las negociaciones y que un acuerdo es la única salida.

Pero hasta ahora los diálogos fracasaron, entre la renuencia de los fondos buitre a aceptar un ´stay´ que le permitiera a la Argentina negociar el pago recién en 2015 y la negativa del Gobierno a realizar cualquier oferta por el temor de que se dispare la cláusula RUFO, que tendría un costo potencial de más de u$s 100.000 millones y consecuencias jurídicas para funcionarios involucrados.

La Argentina sostiene que, como depositó el dinero, no está en default, pero varias agencias calificadoras ya bajaron la nota de la deuda argentina.