Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Claves en el hallazgo del nieto de Carlotto
Cuando fue secuestrada, Laura, su madre, estaba embarazada de dos meses de un militante de Montoneros del sur del país al que nadie conocía
5 de agosto de 2014
La historia del nieto de Estela Carlotto guardaba un secreto que recién se supo hoy, con la aparición de su nieto.

Cuando fue secuestrada, Laura, su madre, estaba embarazada de dos meses de un militante de Montoneros del sur del país al que nadie conocía pero cuyos familiares fueron la clave para poder encontrar a Guido. Se trata de Oscar Montoya, quien vivía en la ciudad santacruceña de Caleta Olivia, pero -sabiéndose perseguido- viajó en la clandestinidad a La Plata donde conoció a Laura Carlotto, la hija mayor de Estela.

Los detalles se supieron en una conferencia de prensa donde se confirmó el hallazgo de Guido Carlotto, el nieto de la presidenta de Abuelas, a 36 años de su nacimiento.

Estela no supo que su hija estaba embarazada cuando la secuestraron y, ya habiendo podido enterrar su cuerpo, se enteró por sobrevivientes que la joven había dado a luz a un bebé al que le puso Guido.

"¿El padre de Guido?", dijo Estela Carlotto cuando le preguntaron.

Y añadió: "Era un compañero de Montoneros como Laura, de los que dieron la vida sabiendo lo que hacían".

Pero cuando le pidieron más información, Estela le pasó el micrófono a su hija Claudia, titular de la CONADI, del Ministerio de Justicia, y cuñada de una de las estudiantes asesinadas en la Noche de los Lápices.

"Cuando Laura desaparece con su compañeros, desconocíamos la identidad de ellos porque se movían en la clandestinidad. Pero nunca dejamos de buscar", afirmó.

Relató que "con el equipo de investigación de CONADI hicimos un trabajo que tuvo que ver con la reconstrucción de los militantes que venían del sur y llegamos a la conclusión que probablemente el compañero de Laura fuera Oscar Montoya, un compañero de Caleta Oliva que había escapado hacia La Plata".

"Como no hubo un solo testigo que haya sobrevivido y lo pudiera reconocer, llamamos a la familia y le pedimos que pusieran su sangre en el Banco que Datos Genéticos por si algún día se encontraba a Guido", dijo.

Claudia Carlotto precisó que, ante la aparición de este joven, volvieron a llamar a Caleta Oliva a los padres de Oscar Montoya -Hortensia Ardura y José Montoya- para pedir un nuevo análisis.

José Montoya falleció recientemente pero "alcanzó a dar su sangre" para que se hicieran estos estudios; hoy, su esposa, de 91 años, se enteró de la aparición de Guido y decía por teléfono llorando "tengo un nieto", según dijo Claudia Carlotto.

A través del Programa de la Búsqueda de la Verdad, la Cámara Federal tiene un sistema de identificación de recolección de huesos en fosas comunes y así se pudo identificar a Montoya.

Pero esa información estuvo durante años en el Banco Nacional de Datos Genéticos y no había nada que pudiera unirlos a los rastros de la familia Carlotto.

Recién cuando apareció este joven pidiendo saber su identidad -el 21 de julio pasado en la CONADI y tres días después en el Banco de Datos Genéticos-, se pudo unificar la historia, describieron las fuentes a esta agencia.

"Lo importante es que se encontró la verdad de Guido, de Oscar y de mi hermana y de esta historia de amor clandestina que dejó este fruto tan amado", destacó Claudia Carlotto.