Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
"No se hace la guerra en nombre de Dios"
El pontífice condenó la violencia en Irak y la Franja de gaza y se refirió al brote del Ébola en África. Fuerte llamado por la paz
10 de agosto de 2014
El Papa Francisco tramitió este domingo su "incredulidad y costernación" ante las noticias que llegan desde Irak,el país árabe que el presidente norteamericano George Bush invadió en 2003, decretando en diez años un verdadero desastre para los católicos caldeos, que eran 1,3 millones y ahora son menos de 300 mil.

"Miles de personas, entre ellas tantos cristianos, echados de sus casas de manera brutal; niños muertos de sed y hambre durante la fuga; mujeres secuestradas; personas masaradas; violencias de todo tipo: religiosos, históricos e y culturales. Todo esto ofende gravemente a Dios y a la humanidad", dijo Francisco hablando a una gran multitud concentrada en la plaza de San Pedro para verlo desde lejos y escucharlo en el tradicional Angelus del mediodía.

"No se puede portar el odio en nombre de Dios. No se hace la guerra en nombre de Dios", agregó el Papa argentino.

Jorge Bergoglio dijo que "confío en que una eficaz solución politica a nivel internacional y local pueda detener estos crimines y restablecer el derecho".

A continuación Francisco dio las gracias a "aquellos que con coraje están llevando socorros a estos hermanos y hermanos". Estados Unidos ha organizado raids de aviones que lanzan comida, medicinas, agua y otras vituallas desde el aire a los 50 mil yazidis amenazados de muerte por los fanáticos sunitas del Califato Islámco que, como a los cristianos, los consideran herejes y quieren hacer un genocidio si no se convierten a sus dictados religiosos.

Pero los norteamericanos están también bombardeando las vanguardias del ejercito del Califato que avanza sobre Ibril, la capital de Kurdistan iraquí, donde tratan de refugiarse la mayoría de los cien mil cristianos que huyen de las ciudades del norte en manos del Califato. Allí se encuentra también un consulado de Estados Unidos y hay un pequeño continente militar de "marines" norteamericanos.

Aunque varias veces reiteró que "la violencia no detiene la violencia" Francisco no critico para nada los bombardeos a la avanzada de las tropas del Califato, porque sabe que no hay en estos momentos otro remedio para frenarlos.

Francisco dijo también que en la franja de Gaza "están muriendo niños" y aseguró que romper las treguas "y retomar la guerra no hace más que empeorar las relaciones entre Israel y Palestina".

"Recemos juntos", pidió a la multitud y sobre la plaza de San Pedro descendió un impresionante silencio que duró más de un minuto.

Por último recordó a las víctimas de la epidemia del virus Ebola, que castiga a Africa, y agradeció "a todos aquellos que se esfuerzan por detenerlo".