Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Ciccone: Boudou sumó otro revés judicial
El vicepresidente había denunciado a Nicolás Ciccone y a su yerno, Guillermo Reinwick, por "falso testimonio", pero la causa se cayó porque el fiscal desestimó el pedido
12 de agosto de 2014
La justicia le dio otro revés al vicepresidente Amado Boudou mientras queda a cargo del Ejecutivo por el viaje de Cristina Fernández a Paraguay, cuando el juez federal Luis Rodríguez desestimó una denuncia suya contra parte de la familia Ciccone por "falso testimonio".

Boudou había acusado al ex propietario de la imprenta Nicolas Ciccone y a su yerno, Guillermo Reinwick porque dijeron haber negociado con el vice y su socio José María Núñez Carmona levantar la quiebra de la empresa a cambio del 70% de las acciones.

La decisión del juez llega casi dos meses después de que el fiscal Ramiro González pidiera, el 21 de julio, desestimar la denuncia por no encontrar elementos que justifiquen su investigación, según supo LA NACION de fuentes judiciales. Boudou había hecho su presentación en diciembre pasado a través de sus abogados.

Procesado por el juez Ariel Lijo, la situación judicial de Boudou comenzará a definirse el próximo mes. Ayer, la Cámara Federal citó al vicepresidente para que el 4 de septiembre explique las razones por las cuales entiende que debe ser sobreseído por la apropiación de la imprenta Ciccone.

Los jueces que deberán decidir si confirman el procesamiento de Boudou son Jorge Ballestero, Eduardo Freiler y Eduardo Farah, de la Sala I de la Cámara Federal, la más cercana en sus posturas a las opiniones del Gobierno.

Por tratarse de una argumentación técnica, jurídica, no política, Boudou será representado por su abogado Diego Pirota y no concurrirá personalmente a los tribunales.

Boudou fue procesado por los de delitos de negociaciones incompatibles con su cargo y cohecho. Lijo entendió que el vice, cuando era ministro de Economía, recibió el 70 % de la imprenta como un soborno de los Ciccone, a cambio de levantar su quiebra y conseguirle contratos con el Estado. También entendió que se interesó en conseguir facilidades para que la imprenta pagara sus cuentas fiscales, para favorecerla. De ese modo logró que Alejandro Vandenbroele -testaferro de Boudou, según Lijo- controlara la firma que obtuvo contratos para imprimir las boletas del Frente para la Victoria y papel moneda..