Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La Iglesia advierte por la situación laboral
Obispos alertaron por “la inestabilidad laboral creciente”. Despidos y suspensiones preocupan. También abordaron la inseguridad y las drogas
13 de agosto de 2014
La Iglesia manifestó su preocupación por el deterioro del mercado laboral y la crisis económica.

En una declaración que pronunció poco antes de que comenzaran las deliberaciones de tres días de la Conferencia Episcopal Argentina, el vocero del Episcopado, sacerdote Jorge Oesterheld, sostuvo que “preocupa a los obispos la inestabilidad laboral creciente que se manifiesta en despidos, suspensiones y el cierre de fábricas”. Los obispos, congregados para participar de la 168° reunión de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal, que preside monseñor José María Arancedo, debaten sobre los “inquietantes niveles de inseguridad y de adicción a las drogas”, según adelantó Oesterheld.

“El problema de no trabajar no es el de no ganar dinero para comer, porque podemos acercarnos a organizaciones como Cáritas y nos dan alimentos. El problema es no poder llevar el pan a casa, es perder la dignidad”, había advertido el Papa Francisco en una conversación con jóvenes de la Universidad de Molise, en Italia.

"Preocupa a los obispos la inestabilidad laboral creciente que se manifiesta en despidos, suspensiones y el cierre de fábricas", advirtió el sacerdote Oesterheld. Los despidos y suspensiones de trabajadores, que hasta reconoció el líder de la UOM y jefe de la CGT oficialista, Antonio Caló , cuando expuso hace unas semanas ante el consejo directivo de su central, donde advirtió que el sector metalúrgico registra 3000 despidos y 10.000 suspensiones en lo que va del año, y que esos indicadores son una constante en todo el país.

Anteayer, se sumó a la larga lista la imprenta Donnelley, que cerró su planta de Garín y dejó a más de 400 empleados en la calle. Ayer, el Ministerio de Trabajo bonaerense dictó una conciliación obligatoria, pero la empresa, que entró en quiebra, la incumplió (ver página 9).

Antes fue el turno la autopartista Lear, que también cerró sus puertas y suspendió a todo el personal por 15 días -el plazo se vence el 22-; pero, además, el escenario de crisis e inestabilidad alcanza a la construcción (20.000 puestos perdidos en el último año, según los sindicatos), las automotrices, el rubro textil y a los comercios, entre otras actividades. A esto se suma que 17 por ciento de las compañías líderes de mercado prevé reducir sus dotaciones, según una encuesta que realizó SEL Consultores el último mes. Esta perspectiva negativa también se reflejó en los trabajadores. Según la muestra, el 63% de los encuestados considera que puede perder su trabajo.

El contexto de conflictividad provocó que el tema del desempleo sea uno de los principales a abordar en la 168a. reunión que comenzó ayer de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina.