Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
"No es un cambio de jurisdicción compulsivo"
Al defender el proyecto anunciado por Cristina, dijo que es "una modalidad para asegurar que la Argentina pueda seguir con sus compromisos externos y en defensa de intereses de los bonistas"
20 de agosto de 2014
El ministro de Economía, Axel Kicillof, sostuvo en una conferencia de prensa, que no se realizó "un cambio de jurisdicción compulsivo" sino que se uso "una modalidad" para poder seguir cumpliendo "con los compromisos de la deuda".

"No es un cambio de jurisdicción compulsivo, sino una modalidad para asegurar que la Argentina pueda seguir con sus compromisos externos y en defensa de los intereses de los bonistas", dijo el ministro Kicillof en los primeros tramos de su discurso. El funcionario insistió con la posición del Gobierno: dijo que los bonos que se están pagando datan "de la etapa neoliberal de los noventa".

Kicillof defendió la política de la administración kirchnerista y los canjes de 2005 y 2010. Aseguró que antes del gobierno de Néstor Kirchner el problema de la deuda "era una bola de nieve imparable" y que, tras el primer canje, la situación se convirtió "en una bolita de nieve manejeable".

El martes, la jefa de Estado dio a conocer por cadena nacional un proyecto de ley que espera sancionar en el Congreso antes del próximo vencimiento de deuda, el 30 de septiembre.

La iniciativa contempla el depósito de los fondos para el 7,6 por ciento de los bonistas que no aceptaron los canjes anteriores, incluidos allí los fondos buitre que litigan contra la Argentina. Se hará bajo las mismas condiciones de los canjes anteriores, es decir, con la quita que aceptaron quienes ingresaron a las reestructuraciones de 2005 y de 2010.

De aprobarse el proyecto, el Ministerio de Economía quedará habilitado para dar de baja el contrato con el Banco de Nueva York, organismo financiero a cargo de parte del pago de los bonos reestructurados. Además se crea un fideicomiso en el Banco Central que será el agente que hará efectivo el cobro.

El proyecto presentado por el Gobierno ratifica la voluntad de pago; remueve como agente de pago al Bank of New York y lo reemplaza por Nación Fideicomisos (NF).

Propone a los bonistas canjear sus títulos por otros emitidos y pagaderos en el país, pero deja abierta la opción de que elijan otro agente de pago

Ofrece a los holdouts pagarles lo mismo que a los otros bonistas desde el próximo vencimiento si aceptan canjear ahora. Y hacer desde ahora los depósitos correspondientes en la misma cuenta de NF.