Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La crisis golpea: cierra un restaurante por día
Un informe de la Unión de Trabajadores Gastronómicos coincide con estadísticas oficiales que hablan de una merma de una caída del consumo y el cierre de 33 locales por mes
29 de agosto de 2014
Salir a comer afuera, una costumbre tan argentina, parece ser algo una lujos para muchos en medio de una recesión que se hace sentir, y en este contexto, la menos demanda de actividad en este estilo de vida hace que la crisis se sienta en el sector gastronómico y cierre un restaurante por día en la ciudad.

Así lo confirmó la Unión de Trabajadores Gastronómicos (Uthgra), que lidera el titular de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo. De acuerdo a los números del sindicato, casi 700 restaurantes y bares dejaron de funcionar desde enero de 2013 en la Ciudad. Es decir, más de 33 por mes.

"Este año los compañeros reportaron 270 cierres y el año pasado habíamos contado unos 400. Eso destruyó 4.200 puestos de trabajo formales y al menos otros tantos de empleados en negro. Algunas aperturas también hubo, pero fueron menos", señaló al diario Clarín Dante Camaño, de la seccional Capital de Uthgra.

Los datos coinciden con las estimaciones oficiales. Según la Dirección de Estadística y Censos del gobierno porteño, las ventas declaradas en los restaurantes cayeron 12% en los primeros tres meses del año, mientras que la merma fue del 4,1% en el segundo trimestre, en comparación a mismos períodos de 2013. Esa reducción menor puede explicarse por el efecto de los aumentos en paritarias, que suavizaron la caída.

El retroceso en el consumo se dio en simultáneo a la inflación. En los locales de comidas, los aumentos de precios fueron del 19,3% este año, y del 39,8% en los últimos doce meses, de acuerdo a lo registrado por el organismo estadístico porteño.

“Nos preocupa ver que cierran negocios con décadas de trayectoria. Era gente que conocía bien el oficio y no pudo resistir, en un contexto donde los costos subieron mucho y el consumo no acompaña”, lamentó al mismo matutino Camilo Suárez, directivo de la Cámara de Restaurantes de la Ciudad.

El mismo fenómeno sucede en todo el país. En Mar del Plata, cerraron sus puertas 20 locales de comidas, entre ellos La Piazzetta y Pietro. En Rosario, en tanto, los consumidores cayeron un 20 por ciento.

El menor poder de compra de la población también se expresó en otro segmento del rubro gastronómico, como las cadenas de comidas rápidas. El retroceso en los fast food fue mayor al de los restaurantes, al alcanzar una baja trimestral del 15,3%, y del 11% en el semestre del año.