Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
"En 2014 las naftas no aumentarán más"
Lo aseguró el jefe de Gabinete. Durante este año ya hubo siete aumentos y el incremento en 2014 ya sumó un 45%. Del sector anuncian que llegará a $20
2 de septiembre de 2014
El Gobierno aseguró que el precio de los combustibles se mantendrá congelado hasta fin de año, tras el aumento del 4 por ciento experimentado ayer, el séptimo en lo que va de 2014.

Así lo afirmó esta mañana el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quien, con su particular oratoria, dijo que "la tendencia será a mantener el precio durante el transcurso de este año".

En su habitual conferencia de prensa en la Casa Rosada, el funcionario destacó que "hemos observado que voceros de algunas de las empresas han determinado que no existirán más incrementos del nivel de precios durante el año 2014".

En contra de las palabras de Capitanich, el presidente de la Federación Entidades de Combustibles bonaerenses (FECOBA), Luis Malchiodi, dijo ayer que "la nafta va a llegar a $20 a fin de año": "Va a haber un aumento por mes, casi con seguridad".

El aumento de nafta que se aplica desde ayer en todas las estaciones del país, de todas las marcas, llevó el incremento de precios al 45% en lo que va del año, bien por encima de la inflación real, que ya está cerca del 24%.

Los aumentos han sido superiores incluso al incremento del dólar blue, lo que deja a las claras que la política de YPF es llevar los combustibles a precios reales de mercado, como una manera de colaborar con el achicamiento del déficit energético, que hoy representa la mayor salida de divisas del país.

El precio de los combustibles es uno de los factores que más impulsa la suba de precios en cada eslabón de la cadena productiva. De hecho la inflación real ya está en un piso del 2% pese a la fuerte caída de la actividad y el consumo que se observa en los últimos meses, configurando un escenario de inflación con recesión.

De hecho la caída de ventas de los combustibles es persistente. En el último trimestre, las ventas vienen cayendo a un ritmo del 6% mensual.