Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El 30% está en el límite de la pobreza
Según datos del INDEC más de 10 millones de argentinos tiene ingresos inferiores a $5400 al borde del límite de los $5000 que marca la canasta oficial
23 de septiembre de 2014
Más de 10 millones y medio de argentinos vive con ingresos inferiores a $ 5000, según informes que surgen del INDEC y que fueron medidos en el último trimestre.

Esto significa que el 30% de los hogares vive con ingresos inferiores a los $ 5.400 mensuales, y que golpean directamente la economía familiar que establece una canasta básica para no caer en la pobreza de $5000.

Estas cifras, -que incluyen los ingresos de todo tipo como sueldos, haberes jubilatorios, prestaciones sociales, trabajos por cuenta, honorarios o rentas, tanto en negro como en blanco- equivalen a un ingreso de menos de $ 180 diarios por hogar o menos de $ 60 por integrante del grupo familiar, en promedio estimado en tres personas.

Con ese nivel de ingresos, esas familias deben cubrir el costo de una canasta básica que, en otros bienes y servicios, incluye alimentarse, vestirse, pagar la luz y el gas, costear los gastos de salud y educación, eventualmente un alquiler. En fin, el costo de una canasta básica de pobreza que, según las mediciones alternativas, para tres personas ronda los $ 5.000 mensuales.

A partir de contrastar estos ingresos contra el valor de la canasta básica de pobreza de distintas mediciones, como las de la CGT de Moyano, el Observatorio de la UCA (Universidad Católica Argentina) o de la Fundación FIEL, esas entidades concluyen que entre el 25 y 30% de la población es pobre.

Ese 30% de los hogares, en el último año, pasó de recibir ingresos inferiores a $ 4.200 mensuales a los mencionados $ 5.400.

Esto significa que tuvo una mejora nominal del 28,6% muy por debajo de casi el 40% que marcan las mediciones alternativas. De aquí se desprende que, en el último año, hubo un crecimiento de la pobreza como resultado de la fuerte caída del poder de compra de los familias.

La última medición del INDEC, de la primera mitad de 2013, arrojó que la pobreza era de sólo el 4,7%. Luego, ante los fuertes cuestionamientos a esas mediciones, el Gobierno tomó la decisión de dejar de difundir las cifras tanto de indigencia como de pobreza.

De las cifras del INDEC también surge que el 30% de las familias recibe el 10,5% del total de los ingresos. En la otra punta de la pirámide, el 30% de mayores ingresos se queda con el 56,8% “de la torta”, más de 5 veces más.

Este bajo nivel de ingresos de casi una tercera parte de los hogares se debe a que el 30% de los que están ocupados o subocupados –5 millones de personas– como empleados, obreros, por cuenta propia o profesionales, registrados o “en negro” gana menos de $ 3.000, según las cifras del INDEC.

Cuando se desciende en la escala de hogares surge que el 20% de las familias -que alberga al 15,4 % de la población- vive con menos de $ 4.200 mensuales o $ 140 diarios.