Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La economía tuvo su peor baja desde julio de 2009
Bajó 1,2% segùn el polémico Indec. También corrigió las cifras de julio e informó un retroceso de 0,1%. El tercer trimestre del año sumó dos meses seguidos con resultados negativos
23 de octubre de 2014
La actividad económica sufrió su peor caída desde julio de 2009, 1,2%.

El EMAE, sobre la base de los datos de la industria, el comercio, el transporte, el agro, la minería y otros servicios públicos y privados, se presenta en un escueto informe de menos de media carilla que sólo indica que "el Estimador Mensual de Actividad Económica de agosto de 2014 muestra una variación con relación al mismo mes del año anterior de -1,2 por ciento.
El indicador desestacionalizado de agosto de 2014 con respecto a julio de 2014 registra una variación de -0,9 por ciento".

Como ocurre con la inflación, el Indec subestima severamente la recesión.

De ahí que para conocer realmente qué está sucediendo en la Argentina hay que acudir a fuentes alternativas como el estudio Orlando Ferreres, que para agosto midió una caída del PBI de 4,5% y de 1,7% en el acumulado de los ocho meses".

Se trata de la contracción mensual más acentuada desde la depresión de 2002, producto de las restricciones dispuestas sobre la actividad privada, sea por la vía del aumento de los impuestos, sea por el cepo cambiario que afecta a las exportaciones e importaciones, sea por la aceleración de la inflación que contribuye a destruir el ahorro y también el consumo de las familias.

La caída real del PBI en agosto fue la más pronunciada desde la crisis de 2002.

Los datos privados revelan que las actividades más contractivas fueron en agosto el sector financiero con 8,7%, seguida por el comercio con 7,5% y la industria con 6,1 por ciento. Más atenuado fue el receso en la construcción, el agro, el transporte y el sector público y crecieron levemente los sectores de la minería y de servicios sociales y de salud.

Los indicadores parciales correspondientes a septiembre indican que el PBI siguió contrayéndose, como consecuencia de haberse agudizado la falta de divisas para adquirir insumos y partes claves para alimentar el proceso productivo y también el canal comercial, como revelaron los datos del intercambio comercial argentino.