Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
A lo Fangio, "Pechito" campeón mundial
José María López se consagró en el Mundial de Turismo. Desde 1957, con el "Chueco" no había un argentino campeón en el automovilisno
26 de octubre de 2014
El cordobés José María Pechito López se consagró campeón del Campeonato Mundial de Autos de Turismo (WTCC), tras adjudicarse la primera carrera de la jornada en Suzuka, Japón, y ponerle así el broche de oro a una temporada fantástica.

El último campeón del mundo argentino de automovilismo había sido Juan Manuel Fangio, con el último de sus cinco títulos de Fórmula 1, en 1957. Pechito, además, es el primer campeón del WTCC de origen no europeo.

El sexto puesto de la segunda competencia, ganada por el italiano Gabriele Tarquini (Civic), apenas sumó como dato estadístico para una temporada estreno de López en WTCC que no pudo ser mejor junto al equipo oficial Citroën, que le volvió a abrir las puertas del automovilismo internacional.

Después de un debut exitoso en WTCC en Termas de Río Hondo como piloto invitado, allá por agosto de 2013 con un BMW, López, uno de los últimos pilotos argentinos que tuvo chances concretas de llegar a la Fórmula 1, se marchó hacia la nueva aventura mundialista.

Llegó al equipo francés, donde compartiría cartel nada menos que con el múltiple campeón de la categoría, Yvan Muller, y el nueve veces campeón de rally Sebastien Loeb. Y poco le pesó la responsabilidad a un Pechito que dejó Argentina casi a las apuradas, perdiendo su segundo título de Top Race V6 en los escritorios ante Agustín Canapino, tras una carrera memorable en Neuquén.

De principio a fin dominó este campeonato en el que consiguió nueve triunfos, algunos viniendo desde bien atrás, y en el que solo sus compañeros de equipo pudieron presentarle seria batalla.

Llegó con 93 puntos de ventaja a Suzuka, con la misión de obtener otros 17 que le aseguren el cetro del WTCC, e hizo todo bien el piloto de Río Tercero.

Se quedó con la pole en la clasificación y luego se impuso en la primera de las dos carreras del fin de semana, el penúltimo del calendario, y aprovechó el abandono de Muller por problemas en su unidad para festejar anticipadamente el título.

Para la última cita de la temporada, en Macao, el 16 de noviembre, a Pechito le quedará como meta batir la marca de nueve triunfos que Muller consiguió en 2012.

Para ese entonces, el “inesperado campeón”, tal como lo catalogó la categoría en su sitio oficial, ya habrá viajado para Río Tercero con su nueva corona.