Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Dicen que no hay órdenes de espiar fiscales
La encargada del Programa de Políticas de Género reconoció que accedió a los dictámenes del fiscal César Troncoso, pero advirtió "No hubo una intromisión indebida"
6 de noviembre de 2014
Romina Pzellinsky, la funcionaria de la Procuración General denunciada por supuesto espionaje, reconoció este jueves que desde su área accedieron a los dictámenes del fiscal de instrucción César Augusto Troncoso, aunque advirtió que no se trató de una práctica ilegal.

Pzellinsky, a cargo del Programa de Políticas de Género, una oficina creada en 2012 por Alejandra Gils Carbó, aseguró que "no hay ninguna orden de espiar a fiscales" y acusó a Troncoso de actuar con un "patrón sistemático y metódico" para archivar causas de violencia de género.

"Claramente no hay ninguna autorización para espiar a fiscales. El programa tiene la función de contribuir en la investigación de causas de violencia de género a partir de un trabajo de colaboración y asistencia con las fiscalías", aseguró, en diálogo con Radio Nacional.

Enseguida, agregó: "No hay intromisión indebida en ninguna computadora. Es un sistema de gestión de causas que hoy tiene el Ministerio Público".

Tras una denuncia de Troncoso, el fiscal federal Guillermo Marijuan inició una investigación para determinar si desde la Procuración se espiaron dictámenes de causas en trámite en los que trabajaba un colega suyo. Por ese motivo pidió datos de los servidores informáticos de la Procuración General de la Nación para determinar si funcionarios del organismo realizaron espionaje a través de la red informática.

Según el fiscal Troncoso, la funcionaria Pzellinsky accedió a sus dictámenes de manera ilegal. "Accedemos a dictámenes e información para trabajar en forma articulada. Eso fue lo que sucedió. Como artilugio defensista, el fiscal presenta esa denuncia totalmente inconsistente", señaló la colaboradora de Gils Carbó.

Pzellinsky argumentó que una reglamentación aprobada por la Procuración General le da al programa de violencia de género facultades para acceder a las causas mediante Fiscalnet. Y advirtió que lo hizo en el marco de un convenio con la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte.