Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La Salamandra quebró y bajó la persiana
La fábrica de dulce de leche premium no pudo resistir la pérdida de competitividad de la economía argentina. Su dueño, Cristóbal López, la cerró
11 de noviembre de 2014
Fundada por el ex presidente del Banco Central Javier González Fraga y con una época de esplendor mientras la Argentina era competitiva, la fábrica de dulce de leche La Salamandra no pudo resistir el momento económico actual y cerró sus puertas.

Ahora en manos del empresario Cristóbal López, la compañía dejó a 34 obreros en la calle, tras aravesar una profunda crisis financiera.

Ubicada en la localidad bonaerense de Torres, en Luján, pidió un procedimiento preventivo de crisis y argumentó que su crisis se desató debido a la permanente suba de costos de producción en paralelo con la imposibilidad de subir los precios de sus productos. La planta ubicada en el kilómetro 12,5 de la ruta 192, había sido vendida a López por unos 7,5 millones de dólares a López en 2012.

En la fábrica señalan que la decisión se tomó en un contexto de adversidad, dado que los precios al público son menores a sus costos, un espejo en el que se ven otras firmas lácteas, grandes y pequeñas.

En ese sector mencionan el corset de los precios cuidados que los obliga muchas veces a vender sin márgenes en el mercado interno y exportaciones difíciles de sostener en un mundo que compra menos y más barato.

López había adquirido la firma hace dos años y desde entonces le inyectó 60 millones de pesos con el objetivo de convertirla en uno de los emblemas en el rubro alimentos de su conglomerado Indalo.

La Salamandra fue fundada por el economista Javier González Fraga en 1991 y se convirtió en una pyme exitosa, que logró imponer la marca como sinónimo del dulce de leche premium de exportación.

Desde sus inicios, La Salamandra se posicionó en el segmento del dulce de leche gourmet y rápidamente ganó un lugar entre los consumidores locales y en el exterior, con exportaciones a 25 países.