Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Inflación: $100 son como $10 de 1999
Producto de la inflación, es como si se le hubiese sacado un cero al billete más grande", según un informe elaborado por la consultora Ecolatina
20 de noviembre de 2014
El poder de compra de un billete de 100 pesos actuales equivale al de uno de 10 de 1999 debido al efecto de la inflación, destacó un informe de la consultora Ecolatina conocido hoy, en el que se afirma que “virtualmente, le hemos sacado un cero al poder de compra del peso”.

“Esto no es nuevo en la historia argentina, en los últimos cien años nuestra moneda cambio de nombre varias veces y, en el camino, perdió trece ceros”, señaló el informe.

En efecto, la historia indica que entre 1881 y 1969 estuvo vigente el peso moneda nacional, que fue reemplazado por el Peso Ley 18.188, que equivale a 100 unidades de la anterior denominación.

Por efecto de la inflación, el Peso Ley fue reemplazado en 1983 por el Peso Argentino, que rigi hasta 1985 y equivale a 10.000 unidades de la anterior denominación.

Luego apareció el Austral que estuvo vigente hasta 1991, que equivale a 1000 pesos argentinos, y finalmente irrumpió el Peso Convertible con el dólar, cuya unidad equivalía a 10.000 Australes.

Según indica el informe de Ecolatina, la moneda argentina tiene un hoy poder de compra equivalente al 10 por ciento del que tena en 1999, cuando el peso estaba atado al dólar estadounidense.

Ecolatina sostuvo que “realizar transacciones cotidianas con billetes de bajo poder de compra dificulta las operaciones y genera costos innecesarios a los ciudadanos”. “En este marco se hace imperioso crear billetes de mayor denominación que sean consecuentes con las necesidades transaccionales, sean estos de 200, 500 o incluso 1.000 pesos”, indicó al respecto.

Ecolatina consideró que “las razones reales por las cuales no se crea un billete de mayor denominación consecuente con las necesidades de la población radican en la negativa del Ejecutivo a reconocer la verdadera inflación”. Un claro ejemplo de la falta de denominación más grande está en los cajeros automáticos que hasta hace unos años expendan billetes de 10, 20 y 50 pesos.

Ahora los bancos prefieren cargar las celdas donde van las unidades, que pueden ser 4 u 8 por cajero, solo con billetes de 100 pesos.

“En 1999 se necesitaban cerca de 60 pesos para comprar una canasta básica alimenticia (CBA), es decir una sexta parte del billete, mientras que hoy dicha canasta cuesta 1.070 pesos, más de diez billetes de 100. Por caso, en Uruguay se necesitan sólo 1,3 billetes de máxima denominación para adquirir una CBA, en Colombia 1,8 y en Brasil 4 billetes”, compraró el informe privado.

El estudio además destacó que “un billete de máxima denominación con tan poco poder de compra no sólo es incomodo de usar, sino también implica un peso sobre las arcas públicas‘. ‘Desde 2007 hasta hoy se gastaron ms de 7.000 millones de pesos (a valor actual) en impresión de billetes y monedas, gasto que podrá haber sido significativamente menor si contáramos con billetes de mayor denominación‘, destaca Ecolatina.

Según indicó el estudio, en los últimos años la impresión tendió a concentrarse especialmente en billetes de 100 y 50 pesos, al punto tal de que hoy en da ms de 70 por ciento de los billetes en circulación son de esta denominación.