Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Conti: "No vamos a dejar que le hagan daño"
La diputada del Frente para la Victoria consideró que el allanamiento a la sociedad presidencial Hotesur ordenado por el juez Bonadio fue "impertinente". Preocupación K
24 de noviembre de 2014
La diputada nacional Diana Conti (Frente para la Victoria) calificó hoy de "impertinente" el allanamiento ordenado por el juez federal Claudio Bonadio a la sede de Hotesur, la empresa donde la presidenta Cristina Fernández es accionista, y advirtió que el kirchnerismo no permitirá que le hagan "daño" a la Presidenta.

"Todos sabemos de la honestidad de Cristina y que no se le puede hacer daño impunemente y de cualquier manera porque no lo vamos a permitir", afirmó Conti, autora de la frase "Cristina eterna".

Bonadio investiga presuntas anomalías registrales en la sociedad Hotesur SA y la falta de presentación de balances de la compañía. Pero además investiga la hipótesis del lavado de dinero, ya que la firma acordó alquilar casi un millar de habitaciones al mes a Lázaro Báez durante dos años, estén o no ocupadas.

"El allanamiento fue un acto judicial impertinente. El juez podría haber requerido de otra manera los papeles", consideró Conti. Y agregó: "No veo el delito en demorar en presentar papeles. Es una irregularidad. No llego a entender por qué hay una causa judicial abierta".

En un extenso comunicado que difundió ayer, Hotesur reconoció que incurrió en "fallas formales" y "demoras" para cumplir con las exigencias legales que impone la Inspección General de Justicia (IGJ). Además, señaló que inició "un proceso de normalización en cuanto a la presentación de la documentación contable".

La legisladora vinculó la decisión de Bonadio de avanzar con el caso que salpica a la Presidenta con los expedientes de destitución que tramita en su contra el Consejo de la Magistratura y el malestar que generó en los jueces federales el proyecto de reforma del Código Procesal Penal, que impulsó la Casa Rosada.