Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La AFIP denunció cuentas en Suiza
El jefe del organismo acusó al HSBC de ocultar cuentas de argentinos. Dijo que el presidente del banco en la Argentina tiene cuenta en Ginebra
27 de noviembre de 2014
La AFIP presentó una denuncia por "evasión fiscal y asociación ilícita por cuentas bancarias de argentinos ocultas en la Confederación Helvética de Suiza", anunció el jefe del organismo, Ricardo Echegaray.

Indicó que son 4.040 cuentas de "clientes del HSBC Suiza que son de nacionalidad argentina", de los cuales 300, "aun con los datos que recibimos (de la Justicia de Suiza y de Francia) no hemos podido localizar a la persona", debido a que no contaban con CUIT u otra forma de identificación.

La denuncia, que en el caso del banco "solo alcanza al HSBC con sede en Ginebra", fue presentada "ayer a las 8:50 AM", señaló el jefe de la AFIP.

Echegaray solicitó a la prensa que los nombres de los involucrados sean requeridos a la justicia, aunque ante una pregunda puntual se preocupó por desvincular al empresario santacruceño Lázaro Báez.

"Lázaro Báez no está en la lista. Hay un ex diputado que manejaba cuentas, empresarios y gente de los medios, pero lo mejor es que se lo consulten a la Justicia", dijo el funcionario.

La denuncia recayó en el Juzgado Nacional Penal Tributario Nº 3 a cargo de María Verónica Straccia.

Echegaray precisó que "la denuncia formal es contra el HSBC y contribuyentes con cuentas en el HSBC con domicio en Ginebra".

El jefe de la AFIP calculó que el monto de la evasión se acerca a los 62.000 millones de pesos.

Sobre la metodología, añadió que la operación se realizaba a a través de una plataforma informática creada para ayudar a los contribuyentes a evadir impuestos.

Esa plataforma estaba comandada por abogados, contadores, licenciados en economía y apoderados cuyo fin era darle "asistencia a clientes generando estructuras complejas con el objeto de evadir impuestos".

Echegaray afirmó que el "presidente del banco tenía una cuenta no declarada en el HSBC de Ginebra, al igual que otros directivos de la entidad".