Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Tristeza: murió el creador de El Chavo del 8
El comediante conocido como Chespirito falleció a los 85 años en su casa de Cancún. Estaba muy enfermo. Creador de personajes que disfrutaron dos generaciones
28 de noviembre de 2014
El actor mexicano Roberto Gómez Bolaños murió hoy a los 85 años en su casa de Cancún, donde vivió los últimos años, tal como confirmaron los principales medios mexicanos.

El autor, director, comediante conocido con el pseudónimo de Chespirito, y famoso mundialmente por haber creado y encarnado el entrañable personaje protagonista de la serie El Chavo del 8, sufría de problemas respiratorios que lo mantuvieron internado en muchas ocasiones durante los últimos tiempos.

El comediante hizo frente durante toda su vida a reiterados problemas de salud porque padecía un mal congénito que debilitó su audición y su equilibrio, razón por la cual en muchas ocasiones se presentaba en una silla de ruedas ante el público.

En 1994 se le detectó un enfisema pulmonar. Sin embargo, pese al deterioro físico y al paso de los años se mantenía muy activo. Su cuenta de Twitter, que abrió en 2011, sumaba más de 6,5 millones de seguidores.

Personajes inolvidables, muletillas, chistes, frases, refranes cambiados. Chespirito, cuyo verdadero nombre era Roberto Gómez Bolaños, se fue, pero dejó cientos de imágenes y palabras que suenan una y otra vez a través de generaciones.

Abandonó esta vida con 85 años y una abundante lista de entrañables creaciones cómicas que lo hicieron famoso en más de 90 países y 50 idiomas. Prueba indiscutible de un humor universal.

Mexicano, nacido el 21 de febrero de 1929. Fue el segundo hijo (de tres) de una familia de clase media. Su padre, artista y bohemio, murió cuando él era muy pequeño; su madre, mujer a cargo de tres niños, dio todo por ellos.

Gómez Bolaños transcurrió una infancia repleta de miedos, pero supo sacarle provecho y, a partir de ellos, construyó muchas de sus caracterizaciones.

Fue un hábil deportista; destacado boxeador y futbolista amateur. Tuvo la astucia de capitalizar la agilidad de su cuerpo para la actuación, con saltos, tropiezos y caídas.

Era bueno con el dibujo y las matemáticas. Comenzó la carrera de ingeniería, pero nunca la terminó. Sus habilidades artísticas y el querer escapar de un futuro monótono, lo llevaron por otro camino. Afortunadamente.

Sus inicios fueron como escritor, en publicidad primero, donde su nivel de comicidad y buena redacción lo destacaron. De allí pasó a la radio y luego a la televisión, donde unió la escritura y el humor, con la actuación. Esto impactó en su carrera y saltó a la fama.