Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Usan al Banco Nación para presionar a productores
A partir de enero la entidad advirtió que suspenderá el financiamiento de tarjetas y otros productos si siguen con grano almacenado. ¿Puede haber cierre de cuentas?
6 de diciembre de 2014
El gobierno decidió utilizar al Banco de la Nación como herramienta para presionar a los productores con el fin de que liquiden los stocks de soja.

A partir del primero de enero el banco amenaza con suspender el financiamiento de tarjetas y otros productos si siguen con grano almacenado y hasta advierten por el cierre de cuentas, según Infobae.

El Nación está advirtiendo a productores que desde enero "sólo se atenderán a aquellos productores que acrediten no tener existencia de soja, para lo que deberán presentar acuse de recibo para existencias informadas al 31/08/2014 y los comprobantes de ventas respectivos que verifiquen no poseen existencia de dicho grano".

En la sucursal Monte Cristo del Banco Nación, en Córdoba, algunos leyeron esa frase en un papel pegado en un vidrio. En otras sucursales, en tanto, en los últimos días escucharon algo similar de boca de sus gerentes.

Por escrito o mejor de manera verbal para que no queden pruebas, es otro capítulo más de la guerra del Gobierno con los productores que aún no vendieron soja, a partir del 1° de enero de 2015 el banco directamente no los atenderá si siguen con el grano en su poder.

El Banco Nación comenzó a restringir el financiamiento a los productores de soja en enero de 2014.

Primero lo hizo recortando los límites de créditos a quienes producen la oleaginosa y después avanzó sobre los que aún no la comercializaron. Ahora despide el año avisando que en 2015 la ventanilla estará cerrada si no se desprendieron de la soja. Según diversas estimaciones, aún quedan sin vender unos 14,3 millones de toneladas de la oleaginosa.