Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Kicillof: "El gobierno sigue abierto al diálogo"
El ministro de economía se refirió así a las posibilidades de acuerdo con los bonistas que no entraron en el canje. Sin embargo advirtió que las "condiciones no van a cambiar"
14 de diciembre de 2014
El ministro de Economía nacional se refirió este domingo al conflicto con los holdouts y aseguró que el Gobierno "siempre está abierto" al diálogo con "los bonistas que no entraron al canje", pero aclaró que "las condiciones de negociación no cambian: deben ser justas, razonables, no de extorsión".

En ese sentido, Kicillof advirtió que "pasada la cláusula RUFO, que funcionaba como elemento de extorsión, son ellos los que tienen que plantearse de nuevo el escenario". "No están ante un país que se arrastra buscando el último dólar".

"El problema no es Argentina, el problema son los buitres que no negociaron y quieren cobrar el cien por ciento" de la deuda, apuntó el funcionario en diálogo con radio Nacional Rock. "Hay una cuestion politica, porque forman parte de grupos que quieren perjudicar a la Argentina", señaló.

El titular de Economía también se refirió al 2% de los bonistas que aceptó cambiar el Boden 2015 por dólares. Al respecto, explicó la oferta que se le hizo de la siguiente manera: "Pusimos una pila de dólares y a los acreedores les dijimos 'elijan que prefieren, billetes o los bonos argentinos' Y nos encontramos con un espaldarazo de confianza porque gran parte optó por los bonos".

"6.700 millones de dólares volvieron a entrar a Argentina", explicó sobre el resultado de la medida.

Asimismo, Kicillof renovó sus críticas al índice de precios de las consultoras privadas que dan a conocer legisladores de la oposición. A estos, les pidió "que no embarren el Congreso con sus especulaciones políticas".

El funcionario kirchnerista insistió con que ese índice que mide la inflación "es mentiroso, sin método, sin encuesta, dicen que es un promedio" pero, dijo que "es un promedio incentivado".

Las profecías sobre el colapso de las finanzas del país también motivaron una respuesta del ministro kirchnerista, quien señaló que "las siete plagas de Egipto que vaticinan no suceden: no se descontrolan los precios ni el tipo de cambio".

En el mismo sentido criticó la permanente mirada sobre el nivel de las reservas: "Para algunos es toda una noticia que estén en 30 mil millones, pero nosotros observamos más que eso, nuestro objetivo no es financiero sino social y productivo".

"En base al valor de las reservas organizan corridas y dicen que Argentina está mal, que no llega al mes que viene (...) La gente hoy piensa en las vacaciones y acá siguen machacando con que en enero va a haber una bomba atómica. Lo que quieren es preparar el terreno para un ajuste", alertó