Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Milani imputado por la desaparición de un soldado
Un fiscal acusó al jefe militar de encubrimiento y falsedad ideológica al firmar un acta apócrifa de deserción. El conscripto fue secuestrado y desaparecido en Tucumán en 1976
24 de diciembre de 2014
El jefe del Ejército, teniente general César Milani, fue imputado por los delitos de encubrimiento y falsedad ideológica de documentos públicos en la causa en que se investiga la desaparición del soldado Alberto Agapito Ledo, ocurrida en 1976, y podría ser citado a declarar en los próximos días por la justicia federal de Tucumán.

El fiscal federal Carlos Brito elevó el pedido de llamado a indagatoria ante el juez federal Daniel Bejas, quien ahora debe resolver el planteo.

El magistrado también tendrá que analizar dos recursos presentados por la defensa de Milani, quien recusó a Brito "por temor de falta de objetividad" y solicitó la exclusión de la prueba documental sobre la supuesta deserción de Ledo, registrada en un acta firmada por Milani y que sería falsificada.

El soldado riojano, de 20 años, desapareció el 17 de junio de 1976 cuando se encontraba en Tucumán, con una compañía del Batallón de Ingenieros en Construcciones 141 de La Rioja, donde cumplía el servicio militar obligatorio.

El encargado de instruir el sumario por la supuesta deserción de Ledo fue el entonces subteniente Milani. En el expediente judicial se menciona que el conscripto era "el asistente" del hoy jefe del Ejército.

En la resolución de Brito, a la que tuvo acceso LA NACION, el fiscal advirtió que la desaparición de Ledo "se habría producido durante la vigencia de un plan delictivo implementado por las Fuerzas Armadas, que detentaban el poder estatal de facto" en esa fecha.

Compañeros de Ledo afirmaron haberlo visto por última vez en la noche del 17 de junio de 1976, cuando, junto al entonces capitán Esteban Sanguinetti, jefe de la Compañía de Ingenieros de Construcciones y superior de Milani, salió a hacer una recorrida en la ciudad tucumana de Monteros y nunca más regresó. En agosto de 2013, el juez Bejas dispuso el procesamiento de Sanguinetti y le dictó prisión preventiva, por considerarlo presunto responsable del secuestro y homicidio calificado de Ledo.

Ahora, tendrá que resolver si cita a Milani para que declare como imputado, acusado de haber encubierto ese crimen y de haber falsificado el acta sobre la supuesta deserción del conscripto.

El fiscal también requirió que se llame para ampliar la declaración indagatoria a Sanguinetti, a quien requirió imputar "por el delito de falsedad ideológica".