Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Papa: "Hay muchas lágrimas esta Navidad"
En su mensaje natalicio Urbi et Orbi, el Santo Padre pidió por la paz en Medio Oriente, recordó a la población de Irak y Siria, a los refugiados del mundo y el conflicto en Ucrania
25 de diciembre de 2014
El papa Francisco pidió este jueves por la paz en Medio Oriente en su mensaje natalicio Urbi et Orbi (para la ciudad y para el mundo), donde también recordó a la población de Irak y Siria, a los refugiados del mundo y a quienes sufren por el conflicto en Ucrania.

"Que pueda el Señor abrir a la confianza los corazones y donar su paz a todo Medio Oriente, a partir de la Tierra bendita de su nacimiento, apoyando los esfuerzos de aquellos que se empeñan efectivamente por el diálogo entre israelíes y palestinos", dijo Francisco.

El Papa rezó por "nuestros hermanos y hermanas de Irak y Siria que desde hace demasiado tiempo sufren los efectos del conflicto en curso y sufren una brutal persecución".

Invocó "esperanza" para los muchos refugiados, auspiciando que puedan recibir "las ayudas humanitarias necesarias" y "regresar a sus países". "Jesús es la salvación para toda persona y para cada pueblo", dijo Francisco en el mensaje, pronunciado desde San Pedro.

"Hay verdaderamente muchas lágrimas en esta Navidad junto con las lágrimas del Niño Jesús", exclamó.

El Sumo Pontífice pidió una solución al conflicto de Medio Oriente. Foto: AFP

"A El, salvador del mundo, le pido hoy que guarde a nuestros hermanos y hermanas de Irak y Siria, que desde hace demasiado tiempo sufren los efectos del conflicto en curso y, junto con los pertenecientes a otros grupos étnicos y religiosos, sufren una brutal persecución", rogó.

"Que la Navidad les lleve esperanza -subrayó- así como a los numerosos desplazados y refugiados, niños, adultos y ancianos, de la región y del mundo entero, que cambie la indiferencia por cercanía y el rechazo por acogida, para que cuantos ahora sufren puedan recibir las ayudas humanitarias necesarias para sobrevivir a la rigidez del invierno, regresar a sus países y vivir con dignidad".

"Que Jesús, salvador del mundo, guarde a los que sufren en Ucrania y conceda a esa amada tierra superar las tensiones, vencer el odio y la violencia y emprender un nuevo camino de fraternidad y reconciliación".