Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Nisman tenía que concurrir este lunes al Congreso
Iba a ser hoy a las 15. Su asistencia había generado una fuerte controversia entre la oposición y el oficialismo. La oposición dijo que la sesión se hará igual y le rendirán homenaje
19 de enero de 2015
En medio de una creciente expectativa política, el fiscal federal Alberto Nisman, iba a acudir hoy al Congreso para exhibir parte de las pruebas en las que basa su imputación contra la presidenta Cristina Fernández y el canciller Héctor Timerman.

Nisman había sido convocado para hoy, a las 15, por la presidenta de la Comisión de Legislación Penal, Patricia Bullrich (Unión Pro). Su asistencia había generado una fuerte controversia.

La oposición quería que expusiera a puertas cerradas, mientras que el kirchnerismo insistía en su reclamo para que la audiencia sea pública y televisada en vivo.

El Frente para Victoria había convocado, para crear un clima favorable a su posición, a las 10 de la mañana. "Quieren copar la sala y taparle la boca al fiscal para que no hable", había denunciado Laura Alonso (Pro). "La ciudadanía debe ser testigo de esta falta de seriedad de la denuncia", había replicado el diputado Guillermo Carmona (FPV), que preside la Comisión de Relaciones Exteriores.

Las autoridades de la AMIA y la DAIA habían anticipado que iban a estar presentes, así como familiares de las víctimas.

El fiscal había denunciado a la Presidenta; al canciller Héctor Timerman; al diputado Andrés Larroque, de La Cámpora; al dirigente piquetero Luis D'Elía; al líder de Quebracho, Fernando Esteche; a un ex fiscal, y a un agente de inteligencia. Los había colocó como parte de un plan para acordar desviar la causa AMIA, dejar sin castigo a los iraníes con pedido de captura por el caso y buscar falsos culpables.

Las pruebas de Nisman para una acusación de semejante envergadura se basan en escuchas telefónicas realizadas sobre teléfonos celulares y fijos de un supuesto agente iraní, Jorge Khalil, que mantenía diálogos con D'Elía, Esteche y Larroque, y a su vez transmitía información al ex agregado cultural de la embajada de Irán en Buenos Aires Mohsen Rabbani.

El ex diplomático es uno de los cinco iraníes con pedido de captura de la Interpol acusados de idear el ataque del 18 de julio de 1994 a la AMIA, en Pasteur 633.

El fiscal había planeado leer transcripciones de algunas de esas escuchas telefónicas y había prometido dar a conocer información hasta ahora desconocida sobre su denuncia. El escrito que Nisman había presentado al juez tiene más de 300 páginas, pero sólo se conoció una síntesis de poco más de 50 que la fiscalía hizo públicas.

Una de las limitaciones para la publicidad del asunto es que involucra a agentes de inteligencia, cuya identidad y trabajo está protegido por la ley. Por eso Nisman le había enviado a Oscar Parrilli, titular de la Secretaría de Inteligencia, un oficio para pedirle que se levante el secreto que ampara esas actividades. Tanto es así que aunque la reunión de hoy sea a puertas cerradas Nisman no podría revelar información sensible, pues los datos de inteligencia siguen reservados.