Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Carlés, el elegido del Gobierno para la Corte
El nominado tiene 33 años y encabezó la comisión redactora del proyecto de Código Penal. Su pliego será analizado por el Senado El FpV necesitará la colaboración opositora
29 de enero de 2015
Al filo del plazo legal, el Gobierno sorprendió ayer al oficializar a Roberto Carlés como candidato a cubrir la vacante que Eugenio Zaffaroni dejó en la Corte Suprema de Justicia.

Coordinador de la comisión redactora del proyecto de nuevo Código Penal, estrecho colaborador de Zaffaroni y de muy buena sintonía con el Papa Francisco, si Carlés logra el aval del Senado se convertirá, a los 33 años, en el integrante más joven de la historia del tribunal. Para ello, el kirchnerismo deberá ajustar al máximo el conteo de votos y conseguir la colaboración de al menos parte de la oposición, tarea que hoy parece difícil.

El pliego llegará al Congreso en las próximas horas, luego de que en noviembre último 28 senadores opositores firmaran un compromiso público rechazando "cualquier solicitud para la designación de un nuevo ministro de la Corte Suprema de Justicia hasta que finalice el mandato de la actual presidenta de la Nación".

Sin embargo, el artículo 2 de la ley 26.183, que exige que el tribunal esté integrado por cinco miembros, obligaba al Ejecutivo a anunciar su propuesta antes del 12 de febrero. Esa tarea quedó en manos ayer del ministro de Justicia, Julio Alak, quien en una breve conferencia de prensa oficializó la candidatura.

En caso de que el pleno de los legisladores esté en el recinto del Senado durante el debate por la designación de Carlés, los 28 senadores de la oposición que firmaron aquel documento conseguirían frenar el nombramiento, dado que el oficialismo requeriría 48 votos sobre el total de 72. Sin embargo, como la votación requiere el apoyo de dos tercios de los presentes, el Frente para la Victoria también podría negociar eventuales ausencias opositoras y así garantizarse la aprobación sólo con los propios y aliados. Como fuere, Miguel Pichetto no tendrá una tarea fácil.

Carlés, nacido el 17 de septiembre de 1981, estuvo a cargo de la Comisión para la Elaboración del Proyecto de Ley de Reforma, Actualización e Integración del Código Penal, de la que formaron parte el diputado nacional por el PRO, Federico Pinedo; el ex diputado radical Ricardo Gil Lavedra; la ex diputada socialista María Elena Barbagelata; y el entonces integrante de la Corte, Zaffaroni. Ese proyecto, muy cuestionado por parte de los bloques opositores y respaldado elípticamente por el Papa, nunca llegó a ser debatido en el Congreso.

El vínculo del jurista con Francisco data de 1992, cuando Carlés tenía 11 años y recibió el sacramento de la confirmación de manos del entonces obispo auxiliar de Buenos Aires, Jorge Bergoglio. Una vez en El Vaticano, el religioso lo recibió en una audiencia privada el año pasado en la que analizaron el proyecto de nuevo Código Penal.

La salida de Zaffaroni, sumada a los fallecimientos de Carmen Argibay y Enrique Petracchi, dejó al máximo tribunal con cuatro miembros, uno menos de lo que prevé la ley. El nombre del reemplazante de Zaffaroni se manejó bajo estricta reserva, pero circularon como posibles reemplazantes el ex ministro de Justicia León Arslanian y la titular de la Facultad de Derecho de la UBA, Mónica Pinto, entre otros. l nombre de Carlés, aun sin demasiada fuerza, había comenzado a sonar en octubre del año pasado. En la Corte evitaron ayer pronunciarse sobre la posible llegada de quien en despachos judiciales es conocido como "Robertino".

Recientemente, Carlés respaldó desde su cuenta en Twitter la decisión de la Presidenta de trasladar el control de las escuchas telefónicas a la órbita del Ministerio Público Fiscal. Sin embargo, las espadas judiciales del kirchnerismo duro, incluyendo a miembros de Justicia Legítima, no lo consideran un "hombre propio" y, si bien resaltan su currículum académico, miran con resquemor su pasado como militante del radicalismo.