Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Pedidos de "justicia" y aplausos despidieron a Nisman
Acompañado por su familia, el cuerpo del fiscal que investigó la causa AMIA fue inhumado
29 de enero de 2015
En la intimidad de su entierro en el cementerio israelita de la Tablada, donde este mediodía fue inhumado su ex esposo, el fiscal Alberto Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado no titubeó y dejó en claro que para la familia y el entorno del fiscal el titular de la Unidad Fiscal Amia no se suicidó.

“Ninguno de los que te conocemos creemos que hayas sido el hacedor de este final. Tenemos la certeza de que esto fue obra de otras personas, no sabemos de quién”, dijo la magistrada, hablándole al fiscal, según el testimonio de algunos de los 200 presentes en la ceremonia para despedir al fiscal.

Por su parte, el ensayista Santiago Kovadloff, otra de las voces que se escucharon, tampoco dejó dudas. “La República vuelve a estar de duelo con este asesinato. Somos millones los que creemos que sabemos que la muerte de Alberto abre un interrogante estremecedor sobre nuestras propias vidas”.

Sin disimular la emoción, con la voz quebrada el presidente de la Asociación de Fiscales y Funcionarios, Carlos Donoso Castex, improvisó algunas palabras y leyó un poema que un colega le hizo llegar, aunque evitó dar el nombre.

El vicepresidente de la DAIA, Waldo Wolff, en cambio, pareció apuntar al Gobierno al referirse a las denuncias cruzadas que giran entorno a la ex SIDE. “Los que pedían que se investigara sobre la conexión local y la utilizaban a su antojo y la reacomodan a su voluntad denunciando practicas macabras de la que fueron arte y parte. Piedra libre dicen los chicos y a confesión de parte, relevo de pruebas, los abogados. Ahí radica el triste aporte que significa la muerte de Alberto Nisman”, sentenció. Para Wolff, “estamos tanto o más lejos de encontrar Justicia que aquel 18 de julio de 1994”.

Además de familiares y colegas del fiscal, lo escucharon dirigentes del arco de la oposición, como Elisa Carrió, Patricia Bullrich, Guillermo Montenegro, Hernán Lombardi. Cerca de los restos de Nisman, cuyos amigos ayudaron a enterrar, se lucía la corona de flores enviada por la Procuradora General de la Nación. Había otra de Sergio Massa y del intendente de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino.

Alrededor de un centenar de vecinos esperaron a metros de la casa velatoria en Núñez que partiera el cortejo fúnebre. Rodeados por un numeroso operativo policial, entonaron el himno y llevaron pancartas con consignas para reclamar Justicia y otras con críticas al gobierno, especialmente contra la titular del Ministerio Público, Alejandra Gils Carbó.

Algunos incluso esperaron con banderas de la Argentina, en varios puentes de la General Paz, que por allí pasara el Peugeot fúnebre que trasladó los restos del fiscal hasta el cementerio de La Tablada.