Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Se fue funcionario K acusado de violación
Es Carlos Alberto García Muñoz, que trabaja en la Secretaría de DD.HH. Se escapó de Mansión Seré en 1978. Era un asiduo militantes de actos de CFK
9 de febrero de 2015
Carlos Alberto García Muñoz es un militante kirchnerista que trabaja dentro de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación desde el año 2011, y que cuenta con un antecedente oscuro -y más que contradictorio- con su función actual en el Estado: estuvo condenado en España durante 10 años por una causa de violación.

Según reveló una investigación periodística realizada por el sitio Infobae, García Muñoz fue uno de los cuatro prisioneros que lograron escaparse del centro clandestino de detención Mansión Seré en 1978.

Posteriormente se fue del país y exilió en Barcelona, España, donde estuvo preso por haber agredido a su ex esposa con una navaja, atarla y violarla, según la causa judicial abierta en ese país.

Según indicó el sitio de noticias, García Muñoz se había exiliado a España luego de su fuga, y fue allí donde ingresó a la cárcel -en 2001- por el ataque sexual hacia María Jesús Anguren Sanjulian.

Según las fuentes citadas por Infobae no era la primera vez que el militante kirchnerista agredía a su ex mujer: ella ya había denunciado varias veces a su marido por maltrato físico y, al momento del ataque, ya estaban separados desde hacía varios meses.

María José Varela, la abogada catalana que defiende a la ex esposa del funcionario, informó detalles del ataque ocurrido el 10 de julio de 1999 en la casa de la mujer. “Cuando él comenzó a hablarle de manera amenazante, ella se encerró en su habitación. Pero no le sirvió de nada, porque él rompió la puerta de una patada, la empujó y le dio un puñetazo”.

Y agregó: “El hombre procedió a violarla hasta dejarla inconsciente y todo esto mientras los hijos pequeños de la pareja estaban en la casa gritando y pidiendo auxilio. La víctima, además, se estaba recuperando de una operación de útero, por lo que no podía defenderse”.

Una vez que salió de la cárcel, García Muñoz se alineó con el Gobierno de Cristina Fernández y dada su condición de exiliado político de la dictadura fue agasajado con actos oficiales y con un puesto en la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación como “asesor de la Dirección de Gestión de Políticas Reparatorias”, cuyo trabajo consiste en estudiar los pedidos de indemnización de los exiliados durante la dictadura.

Férreo militante de la gestión kirchnerista, García Muñoz forma parte de la agrupación peronista Descamisados, y participa en actos políticos acompañando al ministro de Defensa Agustín Rossi, uno de los precandidatos presidenciales del oficialismo.

“Veía la efervescencia de esta lucha desde España y me retorcía de no poder participar”, dijo en su momento el actual funcionario en alusión al gobierno kirchnerista, pero sin explicar las razones por las cuales no podía regresar al país.

En el acto del 10 de diciembre del año pasado -en conmemoración al Día de los Derechos Humanos- Cristina Fernándezr destacó la presencia del funcionario K y pidió que se pusiese de pie para ser ovacionado por ser un “sobreviviente de la dictadura”.

Según la investigación periodística, el prontuario penal español de García Muñoz era conocido por sus “compañeros” de militancia, tanto del pasado como de su actual presente.