Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La Presidenta confrontó a la marcha por Nisman
Habló ante los militantes que llenaron la Casa Rosada y con tono festivo sentenció: "A ellos les dejamos el silencio", en referencia a la marcha que recordará al fiscal Nisman
12 de febrero de 2015
La presidenta Cristina Fernández volvió a encabezar el jueves un acto en la Casa Rosada, y allí eligió no hablar de la muerte del fiscal Alberto Nisman, el caso que aún conmociona al país.

Pero sí optó por descalificar la convocatoria de los fiscales a la marcha del 18F, en homenaje de su colega fallecido en circunstancias aún no aclaradas. “A ellos les dejamos el silencio, siempre les gustó el silencio”, dijo la Presidenta, en una alusión directa al lema con el que se convocó la “Marcha del Silencio”.

La Presidenta recurrió a una estrategia ya utilizada en otros momentos difíciles para su gestión: dio un discurso por cadena nacional con anuncios y luego habló en un patio interno de la Casa Rosada frente a grupos de funcionarios de rango menor, dirigentes y militantes de agrupaciones kirchneristas..

Con un vestido color lila y zapatos bajos, la Presidenta se mostró con alguna dificultad para caminar y buscó mantener el buen humor y el tono festivo del acto con la intención de otorgar cierto aire de “normalidad”.

Pese a que los patios de la Casa Rosada estaban colmados por la militancia K, sólo en uno de ellos la Presidenta habló y descalificó la marcha del 18F, el día en que se cumplirá un mes de la muerte del fiscal que denunció a la Presidenta y al canciller Héctor Timerman por encubrimiento en la causa AMIA.

“Nosotros nos quedamos con el canto, con la alegría y con el grito de ‘Viva la Patria’. A ellos les dejamos el silencio ¿saben por qué?” dijo Cristina ante la interrupción generada por los aplausos de militantes y funcionarios, y retomó la palabra: “Porque siempre les gustó el silencio. Es porque no tienen nada que decir o no pueden decir lo que piensan”.

Pese a que su pedido hacia sus seguidores era el de “no confrontar” las palabras de la jefa de Estado marcaron lo contrario, pero recalcó: “Somos el amor por el otro, nosotros jamás odiemos, termina enfermando las cabezas, el alma y los corazones. El odio, el agravio, la calumnia se la dejamos a ellos, nosotros nos quedamos con la Asignación Universal, jubilaciones, con la industria nacional, con la educación, con el matrimonio igualitario, con las universidades, con los científicos”.

Sus palabras se escucharon después de una cadena nacional que duró 50 minutos cargada de anuncios y “medidas positivas”, como recalca la Presidenta, buscando recuperar la iniciativa política en medio de lo que muchos en el gabinete describen como “la peor crisis de los últimos años”.