Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El Gobierno habla de "desestabilización"
Antes de que el fiscal Pollicita requiriera medidas de prueba en el expediente de la AMIA, Aníbal Fernández calificó a esa decisión como “una maniobra desestabilizadora”
13 de febrero de 2015
Tanto el secretario de la Presidencia, Aníbal Fernández, como el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, coincidieron esta mañana en lanzar una fuerte defensa de la presidenta Cristina Fernández ante lo que en ese momento era una inminente imputación por la denuncia del fiscal Alberto Nisman.

Por la tarde, el fiscal Gerardo Pollicita efectivamente pidió la instrucción de la causa en la que se investigará a la mandataria. La versión que sostiene el Gobierno es la de un golpe judicial.

Fernández calificó hoy como “una clara maniobra de desestabilización antidemocrática” que el fiscal Gerardo Pollicita, quien continuará las investigaciones de su fallecido colega Alberto Nisman, imputara a Cristina por supuesto encubrimiento de Irán en el atentado contra la AMIA.

En su ya habitual charla con periodistas antes de ingresar a la Casa Rosada, el funcionario evaluó, no obstante, que “no tiene ningún valor jurídico ser imputado”. “Acá pareciera que decir imputado es como que ya está semicondenado. No tiene nada que ver, no tiene ninguna importancia”, minimizó antes de que se confirmara la imputación.

Según Fernández, la repercusión “que genera sí tiene mucha importancia”. “Eso es lo que cuestiono del fiscal, severamente, porque es una clara maniobra de desestabilización antidemocrática”, insistió.

Capitanich, por su parte, habló de “golpismo judicial activo” porque, dijo, “se persigue una finalidad de carácter político”. “No existe prueba para una eventual culpabilidad, lo que quieren es generar impacto político”, dijo.

En conferencia de prensa, el jefe de ministros insistió en que la denuncia contra la Presidenta “no tienen sentido judicial”. “Se pretende imputar por un Memorándum que nunca se aplicó. Es una vulgar mentira, de una enorme operación de prensa de una desestabilización política”, descalificó.