Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Manchas de sangre y pelos en lo de Nisman
En un hecho insólito, fueron descubiertos recién a casi un mes de que hallaran muerto al fiscal de la causa AMIA por pedido de la querella
14 de febrero de 2015
Algo falló en la primera pericia realizada por la muerte del fiscal Alberto Nisman, ya que manchas de sangre, detectadas con luminol, y una serie de pelos fueron hallados en el departamento donde apareció muerto el 18 de enero último.

La inspección fue realizada por los peritos designados por la querella, Daniel Salcedo y Osvaldo Raffo, que recorrieron la vivienda del piso 13º del edificio Le Parc, en Puerto Madero, en busca de nuevas evidencias para sumar a la investigación.

Lo hicieron acompañados de la ex esposa del fiscal de la UFI AMIA, la jueza Sandra Arroyo Salgado, de la fiscal del caso Viviana Fein y de peritos de las policías Federal y Metropolitana.

Según explicaron Salcedo y Raffo al retirarse, encontraron “algunas evidencias físicas que no habían sido tenidas en cuenta” durante la investigación. Durante la tarde de ayer se supo que se hallaron pelos en las cercanías del sector del baño, donde fue encontrado el cadáver de Nisman con un balazo en la cabeza, que habrá que determinar si pertenecen al fiscal fallecido o a otra persona.

Durante los trabajos tomaron “nuevas pruebas fotográficas” como también “filmaciones”.

Salcedo agregó que el trabajo incluyó la utilización de “reactivos, luces forenses, luminol –con el que se buscan rastros de sangre– y se realizaron filmaciones”. Raffo, en tanto, contó que para el trabajo “se trajeron nuevos aparatos especiales”.

La inspección fue autorizada por la jueza del caso, Fabiana Palmaghini, a partir de un pedido de Arroyo Salgado.

Fue una muestra más de que la jueza federal de San Isidro desconfía de la marcha de la investigación e intenta direccionar la causa por la muerte de su ex esposo hacia la justicia federal.

Terminada la inspección, los peritos de la Policía Federal cargaron bolsas, papeles y otros objetos. En tanto, Arroyo Salgado fue la primera en retirarse del edificio de la calle Azucena Villaflor 450.

En ese momento cargaba carpetas repletas de documentos y dos carteras. La madre de Nisman, Sara Garfunkel, también estuvo presente en el lugar.

Salcedo informó que habían realizado pruebas clave, pero básicas, con sistemas que no se habían utilizado hasta el momento y precisó que encontraron “algunas evidencias que no habían sido tenidas en cuenta”. Consultado respecto de por qué la fiscalía no realizó antes estos estudios, el ex titular de la policía bonaerense, precisó: “No lo habrán considerado necesario, fue una petición de nuestra parte y fue aceptado por la fiscalía”.

“Hay elementos nuevos que no podemos socializar aún. Hay evidencia física que se ha levantado para mandar a los laboratorios para ver de quién se trata, a quién pertenece y cuál es la data”, remarcó Salcedo.

Es que sin análisis ni cotejo de esas pruebas es imposible sacar conclusiones, en tanto por el departamento de Nisman pasaron desde el secretario de Seguridad, Sergio Berni, hasta familiares, policías y expertos entre el día en que murió Nisman y ayer. “Lo que hicimos fue una inspección ocular, un reconocimiento del terreno que no conocíamos para sacar pistas fotográficas y hacer algunas medidas de prueba que no se habían hecho”, apuntó y detalló: “Se realizaron fotografías, filmaciones, nuevos planos, se ampliaron algunas medidas de prueba. Trabajamos con distintos reactivos, luces forenses, inspeccionamos todo el lugar, se hizo un recorrido, un reconocimiento del lugar del hecho”. Entre esos reactivos, uno de los que se utilizó es el Luminol, un derivado del ácido ftálico que permite detectar rastros de sangre o fluidos corporales, aún si fueron limpiados superficialmente.

Ayer en Le Parc también estuvo el prestigioso médico forense Osvaldo Raffo, quien tampoco dio detalles: “Se ha trabajado en el cuadro hemático del hecho, para obtener nuevas evidencias. Se hicieron pruebas de Luminol, se fotografió y se grabó todo. Se trajo un aparato especial, con luces especiales”, sostuvo. Y precisó: “Se trabajó especialmente en el baño”.