Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Un padre con un hijo muerto increpó a Aníbal
Fue en la puerta de la Rosada mientras el funcionario daba su tradicional conferencia de prensa. "Dígale a la presidenta que yo también tomo Rivotril", le gritó el hombre
27 de marzo de 2015
El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, atravesó un mal momento esta mañana cuando, durante su habitual charla con la prensa antes de ingresar a la Casa Rosada, fue increpado por el padre de Adrián Novillo, un joven de 16 años asesinado el año pasado a la salida de un boliche en Quilmes.

Novillo sorprendió al funcionario cuando hacía declaraciones. Ante la falta de reacción de la custodia, le recriminó cara a cara por la falta de resultados en la investigación por la muerte de su hijo.

Pese a ser retirado poco después por los custodios, el hombre continuó con los reclamos a viva voz, lo que provocó la interrupción del diálogo con la prensa durante algunos segundos.

Tras el intercambio con periodistas, Fernández se acercó a hablar con el hombre quien, ya más tranquilo, le explicó la situación que vive y le pidió interceder para acelerar la investigación.

"Usted que puede, dígale a la Presidenta que yo también tomo Rivotril porque espero todos los días a mi hijito y nunca llega. Es el momento más sangriento de la democracia", señaló Novillo, lo que provocó el final de la charla con el jefe de Gabinete.

El 16 de junio de 2014, Adrián Novillo, de 16 años, recibió una feroz golpiza a la salida del boliche Space, en Quilmes Oeste. Estuvo internado en grave estado, fue intervenido quirúrgicamente tres veces y murió 14 días después en un hospital de esa localidad bonaerense.

La presidente, en su décima cadena nacional del año, había sostenido que por "culpa de los medios" que informan sobre casos de inseguridad, "la abuela de un ministro toma Rivotril", en otra subestimación del que representa el problema que más preocupa a los argentinos, según indican los sondeos de opinión pública.

Para víctimas de inseguridad, las palabras de la mandataria fueron consideradas una falta de respeto que este viernes tuvo su correlato en el mal momento que vivió Fernández, el hombre todo terreno que volvió a nombrar la mandataria.