Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El paro impacta con fuerza por la falta de transporte
No funcionan colectivos, subtes, trenes, ni aviones por el reclamo contra Ganancias. Tampoco bancos
31 de marzo de 2015
El primer paro nacional en el último año de mandato de Cristina Fernández se siente con fuerza como consecuencia de la falta de transporte, ya que no funcionan colectivos, trenes, subtes ni aviones.

La actividad financiera es nula ya que el gremio de bancarios adhirió a la medida de fuerza.

El paro, la cuarta protesta de este tipo contra el gobierno actual, dejó vacías las calles de las principales ciudades del país.

Apenas se veían algunos taxis circulando en el centro porteño y las autopistas mostraban un vacío poco común.

La huelga fue impulsada por la alianza de 22 gremios del transporte y se sumaron la CGT de Hugo Moyano, la de Luis Barrionuevo, la CTA disidente, que lidera Pablo Micheli, y los bancarios.

Altera el funcionamiento del transporte de pasajeros por la adhesión de la UTA, de colectivos y subtes, y La Fraternidad, de los maquinistas de trenes.

El secretario general de la UTA, Roberto Fernández, estimó que el impacto de la protesta es "completo" mientras que el líder de la CTA disidente, Pablo Micheli, lo consideró como "el más importante" que el sindicalismo le hizo a los Kirchner.

"Tenemos imágenes de Córdoba, Mendoza, Rosario, Lanús, el centro de la ciudad de Buenos Aires y da la impresión de que el paro tiene un acatamiento muy alto. Parece un domingo, pero es muy temprano todavía para evaluar", afirmó Micheli, en diálogo con El Trece.

A diferencia de otros paros del gremialismo opositor, la CGT cercana al Gobierno liderada por Antonio Caló dijo compartir el reclamo contra el impuesto a las ganancias y algunas de sus organizaciones dieron libertad de acción a sus afiliados para participar en la huelga.

Agrupaciones y gremios de izquierda, además, se sumaron con un esquema de piquetes y cortes que comenzaron en algunos accesos a la Capital y puntos estratégicos de las principales ciudades del país.

Por la fuerte adhesión de la CGT de Hugo Moyano, la huelga también afecta la recolección de residuos y el transporte de carga.

En el transcurso del día, también se sentirá en bancos, estaciones de servicio, otros rubros ligados al comercio y oficinas públicas de los gobiernos nacional, provincial y municipal. En algunos hospitales se trabajará con personal de guardia.

Hasta último momento el Gobierno intentó ayer neutralizar el paro, al convocar a los empresarios del transporte público, que son beneficiados con millonarios subsidios para abaratar sus tarifas y evitar despidos.

Ante el primer desafío gremial que enfrentará la Casa Rosada en el año electoral , el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, intentó minimizar el nivel de adhesión a la protesta. "Hubiera trabajado el 95% de la gente, pero no pueden porque no tienen con qué viajar", señaló.